Follow by Email

sábado, 27 de octubre de 2012

Lupus

El Dr. House, gran diagnosticador de lupus
con el guante entre Gilda e Íker
Click 

Pedro Ampudia

Ayer recibieron el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica dos investigadores, un biólogo y un patólogo, especialmente dedicados al estudio del sistema inmunológico humano. El jurado destacó las contribuciones decisivas de Gregory Winter y Richard A. Lerner al campo de la inmunología y, más concretamente, por la obtención de anticuerpos de gran valor terapéutico. El sistema inmunológico es el sistema defensivo del organismo que detecta sustancias, virus y micro-organismos externos al cuerpo y los neutraliza. Los glóbulos blancos son las células defensivas encargadas de la respuesta inmunológica. El sistema linfático y los ganglios linfáticos recogen los agentes invasores y los drenan para neutralizarlos y eliminarlos. Aunque todos los seres vivos cuentan con un sistema inmunológico es en  los vertebrados donde ha alcanzado mayores niveles de especialización. En el ser humano la complejidad del sistema  llega al punto de ser capaz de reconocer con el tiempo patógenos específicos más eficientemente. A este proceso de adaptación se le llama "inmunidad adaptativa" o "inmunidad adquirida" capaz de poder crear una memoria inmunológica. La memoria inmunológica creada desde una respuesta primaria a un patógeno específico, proporciona una respuesta mejorada a encuentros secundarios con ese mismo patógeno específico. Este proceso de inmunidad adquirida es la base de la vacunación.

El sistema inmunitario es un complejo notablemente eficaz que incorpora especificidad, inducibilidad y adaptación. No obstante, a veces se producen fallos que pueden agruparse, de forma genérica, dentro de las tres siguientes categorías: inmunodeficiencia, autoinmunidad e hipersensibilidad.

La inmunodeficiencia ocurre cuando uno o más de los componentes del sistema inmunitario quedan inactivos. La inmunodeficiencia puede ser heredada o adquirida. Las respuestas inmunes exageradas abarcan el otro extremo de la disfunción inmunitaria, particularmente las enfermedades autoinmunes. Aquí el sistema inmunitario falla en distinguir adecuadamente lo propio de lo extraño y ataca a partes del propio organismo. La hipersensibilidad es una inmunorespuesta que daña los tejidos propios del cuerpo.

Como ya hemos dicho, una enfermedad autoinmune es una enfermedad causada porque el sistema inmunitario ataca las células del propio organismo. En este caso, el sistema inmunitario se convierte en el agresor y ataca a partes del cuerpo en vez de protegerlo. Existe una respuesta inmune exagerada contra sustancias y tejidos que normalmente están presentes en el cuerpo. Una de estas enfermedades autoinmunes es el Lupus, que puede afectar cualquier parte del organismo y cuyo curso es impredecible, con periodos de crisis alternados con remisión. La causa exacta de la enfermedad es desconocida, y no hay consenso en si es una sola circunstancia o un grupo de enfermedades relacionadas. Sin embargo, al tratarse de una enfermedad autoinmune hay distintos factores que pueden influir en el sistema inmunitario y provocar lupus. Se han supuesto varias hipótesis, entre ellas la genética y la ambiental. Desgraciadamente, hasta el momento no hay una cura y sólo se pueden tratar los síntomas.

Otro de los premiados ayer con un Premio Príncipe de Asturias fue Iker Casillas, capitán del Real Madrid.



(Fuentes:  Página oficial Fundación Príncipe de Asturias, Wikipedia, Página oficial U.S. National Library of Medicine)