Follow by Email

martes, 4 de octubre de 2016

El gesto

Yuri Dombrovski


Ignacio Ruiz Quintano
Abc

El olor, dicen los clásicos, es como la generosidad de las cosas impacientes de entregarse, y circula por las redes un video de la tribuna de la plebe Anna Gabriel desatando una tormenta de los sentidos en el parlamento catalán mediante el escueto trámite de pasarse la mano por el sobaco y la nariz.

Para Pemán, que fue orador, el gesto era como la avanzada de la palabra, como la impaciencia de la idea que antes de llegar a los labios quiera ya salirse por las manos, y por eso la dignidad del gesto es una de las características olímpicas con que Homero adorna al padre de los dioses.
Zeus frunce las cejas y se estremece todo el olimpo. Anna Gabriel se huele la mano y se estremece toda Cataluña: su gesto enérgico sustituye con ventaja al silogismo socialista, y de aquí su importancia tribunicia en España, donde una vez hubo mauristas sólo por el modo que tuvo don Antonio de sacudirse en el Parlamento la levita. ¿Cuántos adeptos no habrá ganado Anna Gabriel con su modo de bajar entre los escaños tentándose “l’aixella i el nas”?

Sabemos que tener aroma es un privilegio que los dioses conceden a muy pocas criaturas: las flores, las maderas ricas.

Y algunas mujeres privilegiadas, como aquella a la que Marcial dedicaba su bello verso: “De su piel se exhalan los vapores del azafrán que una mano caliente ha estrujado”.
Los vapores del azafrán que Anna Gabriel estruja nos llevan al eslogan “Ahora la vida es mejor, camaradas, la vida se ha vuelto más alegre” que Stalin convirtió en una verdad de Estado.
En el estalinismo, cuenta Yuri Dombrovski, las mujeres socialistas más elegantes trabajaban en los comisariados del pueblo para anonadar al koljosiano: “Se ponían medias doradas y transparentes con flechas, relojes Zenit masculinos de acero aleado y las más modernas paseaban perritos rabiosos que rugían enérgicos con ojos como telescopios y hocicos de sapo”.

¿Cómo ignorar el papel de las feromonas en la propagación del terror revolucionario?