Follow by Email

jueves, 24 de marzo de 2016

La Europa de Erasmo


Íker Izquierdo*

Durante décadas, los principales países adalides de la UE se han embarcado en un colosal proyecto de inculcación ideológica, la construcción de una nematología que acompañase a la unión económica y aduanera entre las naciones europeas. Esa ideología tiene sus bases claramente en el norte de Europa, y concretamente, en Erasmo, verdadero inspirador de las ideas que hoy difunde el continente entre sus habitantes y los del resto del mundo.

Erasmo da su nombre a los programas de intercambio universitario entre países de la UE (el famoso “orgasmus”), pero también informa acerca de la moral a seguir y de su estrategia frente a los peligros. En sus obras, el flamenco criticaba la guerra contra el turco y afirmaba que si los musulmanes acababan conquistando Europa no debíamos resistirnos, pues acaso nos lo teníamos merecidos por nuestros muchos pecados ante Dios.

Y eso es exactamente lo que está ocurriendo ahora. No obstante, ¿qué impidió que la Europa que abrazó el erasmismo no fuese ya invadida en los siglos XVI y XVII? Pues sencillo, el Imperio Católico Español, verdadero heredero del Imperio Romano, y no esa fantasmada del Sacro Imperio. La España de los Austrias fue el auténtico dique de contención contra la invasión turca. Y mientras nuestros soldados dejaban la vida en el Mediterráneo, los franceses se dedicaban a pactar con el turco, los ingleses a piratear nuestros barcos y los flamencos y protestantes alemanes a hacernos la puñeta todo lo que podían.

Esos países de la UE que han sido golpeados por el yihadismo, los herederos de Erasmo, a los que ahora España sigue como perrito faldero, se salvaron de la quema durante siglos, y ahora que no tienen muro de contención en la generosidad de España (y también de Italia) están probando las consecuencias de la ideología del amigo Erasmo, aquel que dijo “Non placet Hispania”, porque estaba contaminada de moros y judíos.

Deseo sinceramente que cambien de postura, porque nuestro país se ve arrastrado por su propia miseria ideológica, pero aún más deseo que los españoles dejen a Erasmo y abracen a Cervantes, una de cuyas citas recordaba estos días el filósofo Pedro Insua: “No era bien criar la sierpe en el seno [en referencia a los moriscos españoles]” (Quijote, II, Cap. 54).
_________
*Iker Izquierdo es locutor en Radio Taiwán Internacional y traductor chino-español. Taipéi