Follow by Email

viernes, 18 de marzo de 2016

La agonía del Recreativo de Huelva

 Sede del Recreativo de Huelva

La última visita al Nuevo Colombino

Francisco Javier Gómez Izquierdo

     Me entero, de refilón, de que unas letras que pusimos en Salmonetes... hace dos años con motivo de un Recreativo-Córdoba en el que el amo del Recre se puso valentón y quiso cobrarnos la entrada  a 45 euros, hubo personal de Huelva, sobre todo  recreativistas, que las leyeron y hasta las pusieron en alguna publicación de la capital sin permiso, escamados con el señor Pablo Comas, que al final ha salido como un servidor aventuraba.  Aquel Recre-Córdoba, 45 €, lo he visto en un artefacto electrónico de esos que ahora lleva “la gente” en la mano y no en Salmonetes... como correspondería.

   Sabrán ustedes que el Recre está agonizando y sus aficionados lo mantienen con vida, pidiendo limosna  para vendas y tiritas. Para medicamentos no queda dinero. Ni para desplazamientos. Ni para pagar a los árbitros. Ni para encender la luz del Nuevo Colombino. El Recre debe unos 20 millones a Hacienda gracias a la gestión de un hombre de negocios “..plurales, desconocidos y flotantes”. Ya saben, exportación e importación con países suramericanos mayormente. En el Uruguay, don Pablo y su socio ya se cargaron el  Wanderers, el equipo del que nos llegó Avelino Viña. Por supuesto, los futbolistas ni sueñan en cobrar.

    El Recreativo, el club de fútbol más antiguo de España, “El Decano”, va a desaparecer. Es probable que mañana, día del Padre, el Recreativo de Huelva juegue el último partido en su estadio. Las peñas y los administrativos del club -creo que ha sido así- han organizado un lleno poniendo a euro la entrada y hasta Córdoba nos ha llegado el grito de socorro recreativista. Dicen que nos acerquemos como si jugara el Córdoba. Que nos esperan. Que vayamos al fútbol por un euro para que “El Decano” sobreviva dos o tres semanas más. No voy a ir, pero he dado cinco euros a una familia que va a estar haciendo fuerza contra el Granada B. Van en un autobús fletado para la ocasión. Me malicio que no va a servir de nada, a pesar de tener ya vendido todo el aforo. 19.000 asientos, 19.000 euros. Para los gastos más perentorios, dicen.
    ¡Que los dioses confundan al amo del Recre y venda ya!