Follow by Email

miércoles, 28 de julio de 2010

Miércoles, 28 de julio

IR A LOS TOROS

Érase un obrero albañil que había logrado, a fuerza de economías, construir para sí y para los suyos una casita en las afueras de Madrid, en las Ventas del Espíritu Santo. Diez mil pesetas invirtió en ella, y se creía, seguramente, un hombre feliz el día que decidió marcharse a Alcalá para presenciar una corrida de toros.

Merienda, copas..., y a la hora del regreso el albañil se ha quedado sin un céntimo; pero como tampoco puede pernoctar en Alcalá, resuelve hacer el viaje en el tren sin billete. Un revisor le detiene. El pequeño propietario ha hecho víctima a la Compañía de una estafa por valor de una peseta y algunos céntimos. Denuncia. Hay que ir a la cárcel. Va a la cárcel. Se le instruye un proceso... Fijémonos: un proceso para que indemnice de la peseta y los céntimos a la Compañía -cosa muy razonable- y para que purgue su delito, como también es lógico.

El pobre diablo tiene que pagar las costas de tal proceso. Y las costas son:

-Por el estudio de antecedentes, escrito de calificación y asistencia a la vista, le cobra el abogado 300 pesetas.

El Juzgado le exige:

-Por los derechos de tasación de la casa por varios peritos albañiles, 80 pesetas. -Por derechos del cura párroco que extendió las certificaciones de nacimiento, etc., 15,80. -Al registrador, por derechos de la anotación preventiva de la finca, 19,90. -A los alguaciles, por veintidós notificaciones, 22 pesetas. -Asistencia al embargo, 3,50. -Nueve pases de oficios, 6,75. -Veinticuatro citaciones, 24 pesetas. -Al secretario judicial, por catorce providencias, 17,50 pesetas. -Por diecisiete notas y diligencias, 8 pesetas. Por doce oficios y órdenes, 9. Total: para no fatigar, que estas minucias exasperantes, frondosas e inútiles en su mayor parte, hicieron elevar las costas a 1.307 pesetas y cuatro céntimos.

El infeliz no las tenía; pero, en cambio, era dueño de aquella casita, en la que había puesto sus ahorros y su ilusión. La Justicia cayó dignamente sobre la casa.
ACOTACIONES DE UN OYENTE, 1931 / W. FERNÁNDEZ FLÓREZ
Ignacio Ruiz Quintano