Follow by Email

miércoles, 13 de enero de 2021

Reyes del día


 El segundo grupo

Ignacio Ruiz Quintano

Abc


    Tras de los pastores, que son los humildes, el segundo grupo que llega a Belén, según el Evangelio de Mateo, es el de los sabios de Oriente, a quienes hemos visto bailando algo como “El negro no puede” de Georgie Dann (¡ay, los 80!) con el alcalde y su concejala de Cultura en la Puerta del Sol.


    –Esos sabios son paganos –aclara Ratzinger–. Es la Iglesia de los gentiles la que aquí se pone en marcha.
    

¿Y quiénes son los gentiles? Hombre, ahora mismo, los chinos de Xi Jinping, que no esconde su regocijo por las oportunidades que se le abren con Sleepy Joe en la Casa Blanca.


    –Detener a China es la próxima gran batalla por librar –es el tuit fijado para 2021 por Nigel Farage, el “populista” de quien todos se reían cuando tiró el primer volador del Brexit.


    Un espontáneo peronista ha marcado con otro tuit la patada progre a seguir este año: “Ojo con el uso de los términos. Es muy fácil confundir a China con una dictadura, pero no lo es. El régimen chino es producto de una política socialista de partido único cuyo poder abarca todas las esferas de Gobierno, pero no es una dictadura porque no es un Gobierno impuesto”.


    Ambos parecen fundirse en el gran tuit que nos legó el ladino barón von Uexküll: “Donde pie, también camino; donde boca, alimento; y donde arma, enemigo”. Que así viene a ser la vida desde el día en que te enteras de que los Reyes son los padres y por la calle, en vez de los camellos, corren los pangolines.


    –La epidemia fue para la ciudad el comienzo de un mayor desprecio por las leyes… –escribe Tucídides, tan próximo, sobre la peste en Atenas–. Ninguno esperaba sufrir el castigo de sus crímenes viviendo hasta que se hiciese justicia, sino que creían que un castigo mucho mayor, ya votado, estaba suspendido sobre sus cabezas, y que antes de su ejecución era natural que gozaran un poco de la vida.
    

Total que, como la violencia del mal era extraordinaria, no sabiendo qué hacerse, los hombres dieron en despreciar por igual las leyes divinas y humanas.


[Miércoles, 6 de Enero]