Follow by Email

miércoles, 27 de enero de 2021

American United


Claudio, escondido tras una cortina, nuevo emperador

(Lawrence Alma-Tadema, 1871)

 

Ignacio Ruiz Quintano

Abc


    Con la República de los Founding Fathers echada como una mula vieja al pie del obelisco de Washington, el papá de Hunter Biden, Sleepy Joe, es llevado, cual Claudio, al sillón imperial donde, rodeado de cómicos de Hollywood, leerá, “urbi et orbi” (hoy, “Twitter et Faceboock”), el discurso “American United, un nuevo viaje nacional”.


    Los lectores de “El Federalista”, entre los cuales no están ni Dorsey ni Zuckerberg, saben que la Constitución que el Partido Demócrata se quiere cargar no era unidad por ser lo uno, sino que era lo uno por ser unidad.


    El mejor camino para alcanzar la unidad es unirse, anota Henry Adams en “La educación de Henry Adams”, elegido por la Modern Library como “el mejor libro de no ficción en lengua inglesa del siglo XX”, entre cuyos lectores tampoco están los chatarreros informáticos de Silicon Valley.
    

La síntesis científica generalmente llamada Unidad consiste en el análisis científico generalmente llamado Multiplicidad. ¿Qué ocurre si uno arroja la sonda al abismo, si renuncia francamente, por completo, a la Unidad?
    

Y Adams dice haber hecho algo que nunca hará Sleepy Joe, que fue sacar de nuevo su Descartes, sumergirse en su Hume y en su Berkeley, luchar de nuevo con su Kant, meditar solemnemente sobre su Hegel y su Schopenhauer y su Hartman, extraviarse alegremente con sus griegos, sólo para preguntar qué significaba la Unidad y qué ocurría cuando se la negaba, pero Trump no estaba allí.
    

El “nuevo viaje nacional” que promueve “American United” pasa por la abolición del Colegio Electoral (volar la Constitución federal), la conversión del DC y Puerto Rico en Estados (cuatro senadores), la ampliación de la Corte Suprema a quince jueces y la legalización de la millonaria inmigración ilegal, aunque inferior a la recua de “tontos útiles” (empleados de Google, segundos donantes de AOC) y “compañeros de viaje” (Putin chapa Telegram, pero no Whatsapp). Mommsen firmó el acta de defunción:
    

La República fundada por Marco Bruto había muerto.

[Miércoles, 20 de Enero]