Follow by Email

martes, 19 de mayo de 2020

Lacostes

María Antonieta


Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    En tanto que vecino (modesto) del Barrio de Salamanca, soy una elite extractiva que ha roto el contrato social (Estefanía) y que cuando no voto a Vox (como los talochas de radial, madrugón y tartera) vestido de Lacoste (Gallego y Rey) hago la revolución en defensa de mis privilegios (Bosch) chorreándola con champagne (Jabois).
    
Que les tiren “benjamines” (si no tienen pan, que les tiren curasanes) –gritan los “chulos del tirano” (La Boétie) disfrazados de María Antonietas en sus tronas.
    
“Chulos del tirano” son quienes te dicen quién, cuándo, dónde, cómo y por qué puede manifestarse en la Españeta (misa de Cañizares contagia, entierro de Anguita no), donde ellos compensan la ausencia de democracia política con una retórica constitucional de justicia social.
    
Lo único que uno tiene de Lacoste son los zapatos desclavados por el confinamiento y, desde luego, el recuerdo de que la mayor “gruppie” de Pablemos que conozco es altísimo cargo de la firma del cocodrilo, con casa-edificio alquilado por la calle de la Reina y unas fantasías políticas de cómic de Pan Bendito.
    
Florentino Pérez, pues, al no vivir en el Barrio de Salamanca, no es elite, pero, según su rapsoda, yo sí, y además extractiva, mientras bebo benjamines, como las putas de Labra (que en realidad bebían gingerales) y echo mi agüita amarilla (¡oh, aquellos hits rock-oleros de Pablo Carbonell!) en las tumbas de Hobbes, Locke y Rousseau. Privilegios, como dice el juez de Cullera, que no estaba en clase cuando estudiaron que los derechos (¡todos los derechos!) son intereses (¡intereses!) jurídicamente protegidos (Von Ihering). Puedo codearme, en fin, como Perico Sánchez, con Melinda Gates, la esposa de ese clérigo prochino a cuya fundación la banda de La Moncloa ha contribuido con ciento veinticinco millones para la vacuna.
    
Y ésta es, amigos, la historia dialéctica del periodismo global y su desarrollo del espíritu objetivado de los pueblos y de los intereses materiales de las clases sociales.