Follow by Email

sábado, 24 de marzo de 2012

Elecciones

Pepe Griñán al lado de casa

Francisco Javier Gómez Izquierdo


Sobre las seis de la tarde y mientras tomaba café en mi bar de siempre, una caravana de autobuses “empetaos” enfilaba hacia el polideportivo de Fátima, que es mi barrio en Córdoba.

-Ya traen a los de los pueblos para hacer mucho bulto.

Los pueblos andaluces han cambiado de señoritos, pero siguen siendo jornaleros para “lo custé guste mandar”. El señorito de hoy, afincado en la Junta, reparte lo que no es suyo entre los que le son fieles, y a los díscolos con lecturas les afea que se aparten de Canalsur “la nuestra” y que no atiendan las consignas del capataz, que en el siglo se dice alcalde.

-Si no votas a Pepe, olvídate de cobrar el PER.

La escandalera delincuencial de los que llevan 30 años viviendo de la Junta de Andalucía no desemboca ni en dimisiones ni en suicidios. Por el contrario, gritan sus mentiras sin vergüenza y presumen ante gentes de las que se han ocupado de no instruir de la bondad de sus corazones, amenazando con la llegada del fin del mundo, si llevan la contraria al señorito de siempre... porque estos son hijos de aquellos.

Hay andaluces avergonzados de vivir subvencionados por individuos más que sospechosos que van a votar a los de Izquierda Unida, por considerar las maneras de Sánchez Gordillo parecidas a las suyas, mas que sin barba. El jefe Valderas, que se va a juntar con Pepe Griñán para gobernar, ya lo tiene colocado en la Consejería de Agricultura, imagino que para romper alambradas y repartir tierras entre los necesitados. El jornalero quiere paga y no tierras y en Marinaleda hacen paripés remunerados para mantener alerta al campesinado, esa cosa que nadie sabe lo que es. Los dos socios se ocupan en mantener lo que más aprecian de “sus” pueblos andaluces: el infinito miedo a perder la paguita...

Como creo que quieren ustedes que pronostique el resultado del domingo, me da que aunque el PP juega contra todos y precisa de mayoría absoluta, la va a conseguir, a pesar de Javier Arenas.

Rincón andaluz