Follow by Email

jueves, 23 de junio de 2011

El crimen del día...

Antonio Vega Romero, autor convicto y confeso del crimen de la dehesa "Los Caños", es un caso de estudio en la crónica negra. Para robar el producto de la venta de unas reses asesinó a la mujer y a dos hijos de un cabrero, compañero suyo. Las víctimas vivían en medio del monte, en una choza de la dehesa. Antonio Vega se enteró de que el cabrero Castillo había cobrado ya el importe de una venta y esperó que no estuvieran en la choza ni él ni dos hijos ya mayores, para realizar el robo.

Entró en la choza y con un hacha pequeña mató a la mujer y a dos hijos de corta edad. Cogió la cantidad que había despertado su criminal codicia y suponiendo que podría delatarle la posesión del dinero lo enterró al pie de un algarrobo. Luego creyó que había una manera cierta de ocultar el delito y puso en práctica su plan incendiando la choza para que el fuego borrase toda huella. El cabrero Castillo y sus dos hijos vieron llamas, pero no llegaron a tiempo de ver que había mediado una mano delincuente.

El criminal, Antonio Vega, con un cinismo y una frialdad de ánimo sin ejemplo, avisó a los cabrerizlos y jornaleros de otras dehesas y ayudó a la extinción del fuego, sin que le espantara la idea de que el Juzgado empezaba a instruir las primeras diligencias y que la guardia civil se había puesto en campaña.

Por más de un dato se llegó a averiguar quién era el criminal y Antonio Vega huyó, logrando capturarle el cabo de la guardia civil Antonio Merino García.


...13 de agosto de 1903