Follow by Email

lunes, 28 de diciembre de 2009

JOSÉ TOMÁS ROMPE SU SILENCIO



"YA ESTOY HARTO DE TIRAR LÍNEAS"


José Ramón Márquez

[Vía Bull Star Magazine]

José Tomás rompe su silencio. Nos recibe por mediación de un radiofonista deportivo, José Ramón de la Morena, en su casa de Brunete [7.566 habitantes], Madrid. Tiene cosas que decir y quiere decirlas sin cortapisas. Quiere hablar con libertad y no desea entrar por los cauces al uso. Está dispuesto a dar un giro completo y sorprendente a su carrera, pero mucho nos tememos que todo el entramado taurino se le echará encima para no permitirle llevar a cabo su sueño para 2010. Un sueño de toreo y de torero. Aquí están sus palabras.

-Se ha especulado mucho con sus razones para no ir a Sevilla...

-Sí. He leído muchas cosas por ahí y ninguna es cierta. Yo estaba dispuesto a ir a Resurrección a condición de matar la de Miura. La empresa se cerró en banda diciendo que no habría toreros de cartel para esa corrida tan importante, con esos toros. Yo, incluso, les dije que la toreaba gratis y que donaba el dinero para el convento de San Leandro, pero no hubo acuerdo. Ellos me dijeron que tenían reseñada la de Núñez del Cuvillo y a través de [don] Salvador [Boix] les hice saber que yo no estoy dispuesto este año a matar ninguna de esa ganadería, para no encasillarme. Tengo una gran simpatía por Joaquín y por sus toros, pero creo que su compañía comienza a perjudicarme en mi carrera.

-¿Entonces el motivo no fue económico?

-¡Qué va! Ya he dicho en muchas ocasiones que en esto, yo al menos, no estoy por dinero. Este invierno, en América, aprovechando que allí me dejan en paz porque no me conoce nadie, he leído muchos libros sobre las grandes figuras de época. Hay que dejarse de monas e ir a por toros. Lo de Resurrección era y es una cuestión de principios. Sinceramente, debo confesarle que, para 2010, me siento en la obligación moral de tratar de matar corridas de ganaderías con las que nunca me he anunciado.

-Pero entonces ¿renuncia a su ‘ganadería fetiche’?

-Pues sí. La verdad es que ya me he aburrido un poco de tanta simpleza. Al principio, te diviertes porque estás a gusto. Vamos, como con el carretón, pero luego vas por todas las plazas y es más de lo mismo todos los días y ya llega un momento en el que te hartas. Además, me molesta, como le dije antes, que me encasillen. Si yo estuviese en esto por el dinero, no me plantearía nada de lo que estoy diciendo, cobraría en cada plaza y luego, a casa, pero yo ante todo soy torero y ahora, simplemente, quiero poner el listón muy alto, a ver quién me sigue. Y tapar la boca a esos detractores que me han salido, que son muy pesados, la verdad.

-¿Entonces, Madrid?

-Para Madrid tengo una sorpresa especial. He oído por ahí que andaban en tratos El Cid y Ponce para matar la de Palha y le puedo anunciar que nosotros estamos actualmente en negociaciones con los Choperita para ver si esa corrida la puedo matar yo en solitario. Es un gesto que le debo a Las Ventas. Así también me quito de enmedio las críticas de esos que dicen que sólo me anuncio con torillos que no meten miedo, porque además le aseguro que yo puedo con Palha y con lo que me echen.

-Caramba, maestro, qué sorpresa inesperada.

-Pues que sepa que además me he pedido la Adolfada. Tengo clavada la espinita de cuando me dejé vivo al Lagartijo I y me gustaría verme anunciado de nuevo con esos toros, que yo soy muy partidario de la casta de Saltillo, porque hace una lidia muy entretenida y espectacular. Es que le repito que ya estoy un poco harto de tirar líneas, ¿sabe? Además, impongo ir en la Feria de San Isidro, que ésa del Aniversario, pues como que no.

-¿Alguna sorpresa más?

-Mire, tengo la ilusión de Bilbao en las Corridas Generales, en Agosto, con Victorinos. En caso de que no se pudiese, que este año la cosa está complicada, voy a intentarlo con Dolores Aguirre, pero me encantaría hacerle un regalo especial a la afición de Bilbao, que para mí es de las mejores de España, y en esa plaza torista creo que el mejor regalo que se puede hacer es anunciarse con toros.

-¿Maestro, qué le resta por hacer en el toreo?

-¡Uff!... Una barbaridad de cosas. Fíjese, ahora mismo la gran ilusión que tengo es la de matar toros de Isaías y Tulio Vázquez, de Pichorronco, que Fundi me ha hablado mucho de ellos cuando voy con él por esas plazas; de esa nueva ganadería de Flor de Jara, que es también de Santa Coloma... Estoy como un chiquillo que empieza. Me he dado cuenta de que voy a arrasar el escalafón, a ver quién me sigue. Tengo la ilusión de poner el listón muy alto a base de ponerme enfrente de auténticos toros. Seguro que no faltarán por ahí los aguafiestas que me querrán echar por tierra, como siempre, pero creo sinceramente que no rehuyendo ganaderías ni carteles es la mejor forma de luchar por la fiesta, a ver si se enteran por ahí de lo que es el toro bravo...

Termina la entrevista. Salimos en dirección a Madrid con la grabadora en el bolsillo. Pensamos que los estamentos taurinos, los taurinos, el taurineo, van a tratar de hundir la ilusión de este hombre. En su mirada, sin embargo, se pinta la firmeza de su convicción, en ella se percibe que va a luchar denodadamente por su ilusión.