Follow by Email

viernes, 25 de octubre de 2019

La Ficción



Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    En España toda la prosa que se despacha tiene la garantía del Estado. Eso incluye la ficción antisistema, cuya primera figura, Cristina Morales, se ha llevado los veinte mil euros de la piñata del Premio Nacional de Narrativa que oferta el ministerio de Guirao, o Guirado, que vio el título de la novela, “Lectura fácil”, y se dijo: “¡Ésta es la mía!”
    
¿Por qué es antisistema Morales? Porque Morales, licenciada en Derecho, como Requero, ha dicho en Cuba que es una alegría ver así el centro de Barcelona:
    
Es una alegría que haya fuego en vez de tiendas y cafeterías abiertas. La violencia es policial.
    
Con ese discurso Morales puede optar hoy a cualquier plató de Estado. De hecho, es la novelista del Consenso, pues el Nacional de Narrativa no es su primera piñata de Estado. El piñazo cultural de Guirao, o Guirado, se une al piñazo sanitario de Alonso, ministro de Sanidad de Rajoy, con el Premio Injuve por una novela sobre el 15M, “Los combatientes”, trufada de textos, sin citar, del “Discurso a las juventudes de España”, de Ramiro Ledesma, sin que la Crítica reparara en los saltos estilísticos, que es lo que tiene guiarse por las solapas. En el discurso de entrega le escogieron para que lo leyera, “por bonito”, uno de esos párrafos.
    
En ese momento –le dijo a Alfredo Valenzuela en una entrevistaestuve a punto de desvelar la autoría, pero pensé que eso correspondía a los críticos y a los lectores. El texto de Ledesma encajaba en el mío. Eran hermanos.
    
Ledesma, periodista, fue un falangista de primera hora, descuartizado (al resistirse a ser asesinado en una saca junto al otro Ramiro, Maeztu) por las Milicias de la Concordia.
    
En su reciente ensayo sobre Ledesma, cuenta Rubio Esteban que, al saber Ortega de la muerte inicua de su discípulo, “aquel apasionado muchacho que con tanta alegría nadaba junto a María Zambrano en las frías aguas del lago de San Martín”, dijo horrorizado: “No han matado a un hombre, han matado a un entendimiento”.