Follow by Email

miércoles, 28 de septiembre de 2011

Chus Pereda


Francisco Javier Gómez Izquierdo

Nada más estrenarse el Nuevo Arcángel, hace ya casi 20 años, Clemente trajo a Córdoba a la Selección Sub-21 de Julen Guerrero, Kiko, “Maripostes” Valencia y Fede Castaños, un lateral que hizo mucha vida en Burgos. Enfrente estaba Alemania, con un Zickler que me impresionó hasta el punto de estar convencido de asistir al nacimiento de un mito. Luego se lesionó y tuvo malos modos con sus entrenadores, lo que no impide que siga jugando casi en la cuarentena en el Salzburgo austríaco. Aquel partido también lo jugó Jancker, del que el aficionado no olvida su poco elegante figura. Ese día tuve el placer de conocer a Jesús Pereda y me lo presentó un genio de Salamanca de su misma quinta que regentaba una Academia para preparar oposiciones y dar clases particulares a los niños torpes y que estaba en los bajos del primer edificio en el que viví en Córdoba.

-Vamos, burgalés, que voy a presentarte a un paisano tuyo.

Luis, el director de la Academia, comprometía al paisano burgalés hablando de vino de Rioja y chuletones en Barcelona y Valladolid. Un servidor, por la cosa del paisanaje y por sacarle de la incomodidad, le comentó que con 17 años había recogido el lúpulo de su pueblo, allá en Medina.

-En Medina, no. El pueblo se llama Miñón y está a dos kilómetros de Medina.

- Sí, sí... donde está el campo del Alcázar de Medina de Pomar.
.
Me pareció un señor muy sensato y que le gustaba el fútbol como a mí me gusta que guste el fútbol a la gente. Por entonces era un referente en el seguimiento de cantera y me contó lo bien que trabajaba ya el Español, y para el Sevilla tuvo alguna buena palabra. Quiero recordar que sus preferencias tiraban para el Athletic, pero no lo puedo probar.

Me entero de que hoy ha muerto Pereda, un burgalés que marcó el primer gol de otra Eurocopa que ganó España y quiero hacer constar que el pase para que Marcelino marcara “el gol de Marcelino” no lo dio Amancio, sino el que hoy ha muerto.

-Txuspe, díselo al burgalés, anda...dile quién le dió el gol a Marcelino.

-¡Qué más da... Luis, que más da!

Descanse en paz, don Jesús María Pereda Ruiz de Temiño. Tuvo nobleza hasta en el nombre.