Follow by Email

martes, 27 de noviembre de 2012

El camarero y su Dios bonachón interior

Steve Franken

"Un buen camarero nunca pierde la calma, aun cuando todos a su alrededor la pierdan"

Un excelente cocinero me dijo una vez: "Esto no es para calientes". Se refería a la gastronomía y todas sus vicisitudes a cuestas. Es que cuando todo parece derrumbarse debes tomarte un tiempo para acomodar las cosas en tu cabeza y seguir. Y si puedes, irradiar tu energía celestial a tus compañeros.