Follow by Email

viernes, 6 de septiembre de 2019

El loco



 Rey Católico Don Fernando


Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    Para muestra, un botón: “El autor del ataque de Lyon presenta una psicosis con delirios paranoides”, tituló la agencia Efe (“Efe” de Falange al principio, y luego, “F” de Formación del Espíritu Nacional), la misma que despacha como fallecimientos los asesinatos milicianos del 36, como el del pobre don Melquíades Álvarez, “reo” de un republicanismo… centrista.

    –Estado psicótico con delirios paranoides de temática mística y religiosa (?) –fue el diagnóstico científico del atacante lyonés, un afgano con cuchillo.
    
Esto nos lleva al caso del Rey Católico Don Fernando, “herido de una cuchillada en Barcelona que le dio un loco, diziendo que muerto el Rey abia él de ser Rey”.
   
 –¿A mí, y por qué? –dijo, cayendo, el Rey, contra quien ya en el cerco de Málaga “salió un moro que decían santo”, y quiso matarlo.
   
 Cuenta estas cosas un fraile dominico, que hoy sería periodista de agencia (no firma las noticias), en su “Floreto de anécdotas y noticias diversas” recopiladas en Sevilla a mediados del siglo XVI.
    
El ataque al Rey Don Fernando ocurrió en Barcelona el 7 de diciembre de 1492, y no fue obra de moro, sino de payés: al bajar de la sala real del Palacio hablando con algunos de su consejo, acometióle con espada un “payés de remensa”. Mas lo noticioso no fue la herida, sino la cura: “Abiendo curado los çurujanos al Rey, y dándole çiertos puntos en la herida, parece que de turbados quedaron unos poquitos de cabellos dentro en la herida, y el Rey estaba cada día peor; un gran çurujano que allí bino determinó de le cortar los puntos, y mandó traer unas hormigas, y puestas de cabeça, sobre la herida, como mordían cortávales los cuerpos, y quedavan las cabeças, y así hasta con veinte hormigas, y en medio día estuvo junta la herida, y así sanó… En el trançe mostró la Reyna Cathólica gran coraçón, y acabado esto se retraxo y començó a llorar como mujer…”

    Qué pena que el periodismo de misa y olla del XXI, de la frailería de misa y olla del XVI imite sólo... la ortografía.