Follow by Email

sábado, 31 de agosto de 2013

La Supercopa

Francisco Javier Gómez Izquierdo

Nuestra Liga ha empezado lenta. Quiero decir que a los futbolistas de Real Madrid y Barça les falta chispa y quinta marcha. Para los asuntos de casa puede que su trantrán les baste, pero Europa está dispuesta a lo que haga falta y trabaja con tenacidad esa asfixia reglamentaria que tanto incomoda a ese fútbol español considerado de autor. 

Del fútbol español se han ido ciertos ángeles y unos pocos demonios a respirar civismo y democracia. El periodismo nacional echa mucho de menos a estas criaturas por lo que sigue espiando comportamientos, cual vigía de Occidente tan denostado antaño. También hogaño, ya que no reparan que lo suyo es tribunal aún más miserable.

      El caso es que anoche volvieron Pep y Mou en vez de Bayern y Chelsea y los locutores venga a repetirlo por “el tele” como si no existieran Ribery o Eden Hazard. Chelsea y Bayern están más pitosos que los dos nuestros y Juventus, Nápoles, Borussia y alguno más también.
    
Personalmente creo que los entrenadores argentinos -salvo excepciones tipo Simeone- desprecian la velocidad del fútbol europeo y procuran el sobo en “el pasto”, “temporizar”, “posicionar correctamente”,.... y pamplinas varias, hasta que la realidad  demuestra su impostura y ridiculez. No sé en qué acabará el Tata Martino- pienso en la Champions y no en nuestra liga bifronte-, pero desde la Argentina dicen que es fiel discípulo de Bielsa y ya sabemos de las locuras de don Marcelo

Ancelotti es míster correcto que ha dirigido buenas plantillas, pero no creo que esté vacunado contra el veneno periodístico de unos cuantos sabios a los que no se puede contrariar y de los que debe aprender a cuidarse. A merengues y culés les ha salido contestón al Atlético, con menos fútbol pero con más “güevos”, pero me da que los colchoneros quedarán a veinte puntos del campeón, por lo que hemos de aceptar que lo que de verdad importa es la Copa de Europa y ahí estuvieron Bayern y Chelsea presentando credenciales para el porvenir.

         No estuvo mal el partido. Me pareció que al Bayern le falta consistencia en el centro de la defensa y que Guardiola debe acomodarse al pensamiento alemán, poco dado a extravagancias tales como ver a Lham hacer  de Khedira, teniendo en cuenta que al Pep le sobra cualquier Khedira. Toca mucho el Bayern, pero ni Kroos es Xavi ni Gotze ó Muller se parecen a Iniesta, por lo que la táctica pudiera ocurrir que no fuera la correcta y el Pep tendría que acomodarse al vigor y dictadura física de la celebrada tradición germana. El Chelsea ya lo tiene claro. Sujetar bien atrás y salir como centellas al contraataque sin olvidar ese punto de agresividad tan mouriñesco y que tan necesario es para competir.  El míster portugués debe atemperar el ímpetu de los suyos, pues protestar la expulsión de Ramires no es de recibo. El árbitro se conformó con una amarilla cuando lo correcto hubiera sido la roja directa. Perseverar por tan mal camino servirá de disculpa en la derrota, pero acabará por molestar a sus propios seguidores y como quiera que me parece que Mourinho está bajando del Alpe al que ascendió, haría bien en aprovechar lo mucho bueno de lo que dispone: Hazard, sobre todo.... y Fernando Torres, un extraordinario delantero al que Del Bosque incomprensiblemente tiene ahora por detrás de Soldado y Negredo.