Follow by Email

martes, 9 de marzo de 2021

Lo de Aznar



 

Ignacio Ruiz Quintano

Abc


    Lo de Aznar es Aznar a vueltas con su “Buffalo Bill’s Wild West” por la teleprogresía para colocar en una entrevista (“la necesidad puesta al servicio de la vanidad”, según Jardiel) su autoconsideración narcisista, que le lleva incluso a votar al partido de los Antifa y los BLM, por Hillary y por Sleepy Joe, el candidato, al parecer, de los muertos (¡por eso ese hombre habla como desde el Más Allá!), y que ya está tirando por ahí bombas a lo Bush, a cuya guerra de Iraq se apuntó de Charlot Aznar.


    El charlotismo existe, y Ramón lo clavó en su caja de mariposas así:
    

–Yo diría que el charlotismo ha sido una especie de patosidad de la época. El infantilismo desgarrado, como nueva crisis de niñez de sus vejeces, lo encarnó Charlot como otros muchos pollos y horteras, que correteaban por la vida.
    

España, que había entrado al siglo XX con el dontancredismo de Don Tancredo López, entró al siglo XXI con el charlotismo de Aznar, y hasta aquí hemos llegado, donde el “Movimiento Vasco de Liberación” menea el pil pil nacional.
    

Aznar entró a La Moncloa con un tomo de Azaña bajo el brazo, y una vez allí sólo concedía entrevistas al Cultural y para hablar de Cernuda. Hasta, ¡ay, centrismo loco!, la locura de Bagdad, la ciudad donde los mongoles construyeran cinco pirámides de cien mil cabezas.
    

“Grandes mentiras T2. 2003: la guerra de Irak” es un documental francés de 2018 que estremece por la grosería de los mentirosos: el gobierno y el periodismo americanos.
    

Estos mismos franceses podrían incluir en el serial la Gran Mentira que inaugura la Modernidad: la de su Asamblea Nacional decretando, para no tener que deponerlo, que el rey no ha huido, sino que ha sido raptado. A cambio, los diputados (luego, por cierto, todos regicidas) aprueban la Constitución del 91 y la Declaración de Derechos. Nace el arte de engañarse para mentir al pueblo.


    ¿Por qué siguen interesando al mundo estos hijos de la hipocresía gobernadora? Pues seguramente porque el mundo sólo sea una mentira, y gorda.

[Martes, 2 de Marzo]


 “Grandes mentiras T2. 2003: la guerra de Irak”