Follow by Email

jueves, 25 de marzo de 2021

Toque de queda


 Jenny Jones

 

Ignacio Ruiz Quintano

Abc


    Una parlamentaria británica, Jenny Jones, tan bragada como aquellas sufragistas que perseguían a Bertrand Russell con tablones de clavos oxidados, ha propuesto un toque de queda a partir de las seis de la tarde para todos los hombres del Reino Unido.
    

Me pongo en modo Ockham –contesta en Twitter uno que se firma Julian Bluff (¡se impone el seudónimo!) –. El sueño de su vida (“Virtual Scissors”): los pubs llenos hasta los topes de churris y sin machirulos, al retortero, que puedan levantárselas. Ahora... “háblame del mar, marinero”
    

El toque de queda de Jenny Jones parece el penúltimo paso feminista hacia la “solución final”. La doctrina de que los hombres, por el hecho de ser hombres, matan a las mujeres por el hecho de ser mujeres, abrazada por todos los partidos del Consenso español, incluido el de Cuca Gamarra, aparte de pasarse por el antifonario la distinción romana (¡civilizatoria!) entre hecho y acto, supone colocar al feminismo en el trance de ser devorado por el costumbrismo, como ocurrió con la lucha de clases, precedente de esta lucha de sexos en que las mujeres, que hacen las veces de proletarios, animadas por imágenes míticas, participan en el combate.


    Engels, pagafantas, pero no tonto, vio que la dictadura del proletariado era volver a 1793 (¡el jacobinismo de Cayetana!), una merienda de jetas (oradores y literatos) que no, no y no. Bueno, pues el hombre de hoy es el burgués de entonces: un enemigo en el que cristalizar todos los afectos del odio y el desprecio (“odium generis humani!”), caricatura propagada hasta la náusea por artistas y poetas románticos.
    

El toque de queda de Jenny es feminismo. Y costumbrismo era lo de Rocío, en zapatillas, sacando de la partida de tute en el bar “al torero” para llevarlo de la oreja a casa. Jenny triunfará en España, donde el 78 consagró la cultura del toque. Una noche Curro Fetén llamó “colegas” a Paco de Lucía y a un sablista del Sacromonte. El guitarrista levantó una ceja:


    –Porque los dos vivís del toque.

[Jueves, 18 de Marzo]