Follow by Email

jueves, 18 de marzo de 2021

El gato

Patton

 

Ignacio Ruiz Quintano

Abc


    Al desembarcar en Sicilia, en julio del 43, Patton distribuyó una orden que decía: “Muchos de vosotros tenéis en vuestras venas sangre alemana e italiana, pero acordaos de que vuestros antepasados tanto amaron la libertad que en su busca abandonaron patria y hogar y cruzaron el océano. Los antepasados de los soldados que vais a matar no tuvieron el valor de hacer ese sacrificio y continuaron viviendo como esclavos”.
    

Apenas ocho décadas después, el inquilino de la Casa Blanca no recuerda el nombre de su ministro de Defensa, pero lanza bombas en Siria para expandir la democracia, mientras América se consagra como el mayor exportador mundial de estalinismo liberal (más totalitario que el comunista).
    

No es que el gigapolio informativo de las Big Tech se haya vendido a un partido; es que se ha comprado El Partido, con su unidad de destino en lo universal, equiparando Washington con La Habana.
    

Nos prometieron un gato de la Casa Blanca, ¿qué pasó con eso? –pregunta el Nuevo Periodismo.
    

¿Que dónde está el gato? Hoy es un buen día para el gato. Sabemos que el gato romperá Internet –responde la secretaria de Prensa de Sleepy Joe.
   

 La Red censuraría hoy a Tácito, subversivo bajo las dictaduras de los jacobinos de Cayetana y los militronchos de Napoleón, pero con esta América (que ha perseguido hasta la locura a Milo Yiannopoulos, ahora ex gay consagrado a San José) no contaba el liberalón de Trilling, que veía a “los principejos de la Italia renacentista” consultando los “Anales” para saber cómo conducirse con la duplicidad de Tiberio.
    

Es imposible leer la “Historia” y los “Anales” sin preguntarse cómo es posible que el Imperio haya podido mantenerse en pie a través de los ochenta años de motines, infamia, intriga, tumulto, despilfarro e irresponsabilidad que los dos libros refieren –fue la impresión de Gaston Bossier.
    

La República había muerto antes de que naciera su abuelo “y él se volvía para contemplarla a través de una aureola de idealización”.


    –¿Y el gato?

[Jueves, 11 de Marzo]