Follow by Email

sábado, 13 de marzo de 2021

Todos bizcos

El jardín de las delicias

 

Ignacio Ruiz Quintano

Abc


    Ya nos gustaría vivir en el siglo XII, cuando nadie quería hacer nada nuevo.
    

En la peluquería de Ferreras se compara la España de Sánchez con “El jardín de las delicias” de El Bosco, que representa a la Humanidad antes del Diluvio, cosa que no saben.
    

Estoy convencido de que estamos llegando al término de la Historia –dijo, como si nada, Max Picard a Gabriel Marcel a orillas del lago de Lugano–. Es probable que muchos, entre nosotros, sean testigos del acontecimiento apocalíptico que marcará el desenlace.
   

 La señal de que el acontecimiento apocalíptico está al caer es ese invento de la inteligencia artificial (“Deep Nostalgia”, llaman al juego) que hace bizquear a los muertos.
    

La verdad es que da la risa ver a Goya con unos ojos canicones que entorna gachonamente como dice Ruano que hacía Eugenio Noel. Conozco ese bizqueo porque a mí me dio una vez, en los 80, que me mandaron a una suite del Villamagna a entrevistar a Kathleen Turner, que venía, en gira promocional, de “Body Heat”.
   

 ¿Y la perplejidad de Felipe II, invadido en su retrato de Sofonisba Anguissola por el tonto de la inteligencia artificial, que lo pone con ojos de cigala a hacer señas del mus? ¿Y Cervantes, que parece el decano de Derecho vendiendo palmeras de Morata de Tajuña en el bar de la Facultad? ¿Y Lorca, estrabón como un Sartre en el paredón de las dos Españas que siempre han sido la misma?
    

Me daba la impresión de que era bizco, y no lo era –dice, amoscado, Madariaga de Fernando de los Ríos, alias Don Suave–. ¿Por qué bizqueaba Fernando, si no era bizco?
    

Estamos en el estrabismo moral de Pablemos, el más bizco de todos, que no bizquea cuando en su Palacio del Té, y porque una infanta que vive en el extranjero se vacuna en el extranjero, otea para España “un horizonte republicano” a la francesa, es decir, “incorruptible”, desde Robespierre, pasando por Barras, hasta Sarkozy, Chirac y Mitterrand, con él entrando en la Historia como un hurón en una madriguera de conejos.

[Sábado, 6 de Marzo]