Follow by Email

miércoles, 10 de marzo de 2021

Corazón plural


El tren del Consenso Separatista

Ignacio Ruiz Quintano

Abc


    El tren del consenso separatista (federalista, en la jerga del golferío político) partió a bombo y platillo mediático (con editorial “global en español”) en 2016. A ese tren en marcha trata de subirse, a lo Buster Keaton, Casado, jefe del partido elegido por la Historia para pastorear, que es engañar, a la derecha social en las verdes praderas de Aleluya, que es el Estado de Partidos.


    De la Revolución Pendiente al Perpetuo Viaje al Centro, donde yo he visto de revisores al ministro de la Ley de Prensa de Villalba, al jefe de Falange de Cebreros y al “gagman” de los Neocon en Mesopotamia. En realidad, el Consenso Separatista sólo es una guerra entre oligarcas que está donde estaba hace cien años. “Hasta ahora, cuando Cataluña se ha puesto en pie para pedir su autonomía, ha tropezado con la política de nuestra edad muerta”, editorializaban hace cien años los republicanotes orteguianos de “El Sol”, que remataban con una ortegada y la media de rigor:


    –Pero hay otra España mejor… Nosotros decimos a los catalanes: hoy, con mayor efusión y comprensión que nunca, os espera una España de hermanos, una España de corazón plural, donde sabrán resonar fecundamente todas las voces eternas de nuestra raza multiforme.
    

“Corazón plural”, el de Ventosa (¡justicia poética!), ex ministro del Rey enviado a París a tirarle de la americana a Wilson para que arregle “la soberanía catalana”.


    En América, donde la República de los Founding Fathers yace yerta como la vaquilla de Berlanga, una encuesta revela hoy que un tercio de la ciudadanía está a favor de “la disolución de Estados Unidos en regiones de ideas afines”.


    Como todas las encuestas desde el “tripudium” romano o manera como comían los pollos sagrados (pollos en ayunas para signos favorables, y para los desfavorables, pollos ahítos), esta encuesta está mal planteada. La división real (irreconciliable) es entre partidarios de la igualdad, cuya pasión es la envidia, y partidarios de la libertad, cuya pasión es la dignidad.

[Miércoles, 3 de Marzo]