Follow by Email

sábado, 21 de abril de 2018

Hoy, como en junio del 2007

  Junio del 2007
Antes de la decepción

Francisco Javier Gómez Izquierdo
       
      En el año 2007 la final de Copa se disputó en junio, como hasta entonces casi todos los años, y aunque  la Competición llevaba tiempo padeciendo perniciosos ataques desde la misma Federación Española de Fútbol, a un servidor no se le olvida, porque estuve presente en el colofón apoteósico de aquel calendario en el Sánchez Pizjuán con “los nenes” del Sevilla descabellando por asfixia al Burgos, el club de fútbol que, pongamos esculpió mis inclinaciones. A  mitad del partido llegaron los campeones Palop, Poulsen, Kanouté, Luis Fabiano, ya estaba Navas... Al gran Piné, que no hay cosa que le guste más que un bullicio, lo vi llorar  sentado  y en silencio en la escaleras del estadio.
    
Un Burgos de chicarrones, entrenado por Arconada, se jugaba el ascenso a 2ª división ante el Sevilla Atco (“los nenes”),  el domingo siguiente de que un gol de Kanouté diera la Copa al Sevilla grande de Juande Ramos ¡¡ante el Getafe de Schuster  y Güiza!!  Nos pusieron el partido a las 4 de una de esas tardes infernales que en el Norte no se imagina hasta que se conoce por experiencia.
  
Desde Córdoba yo había asistido a la guasa del sevillismo y sus cómplices toda la semana, entusiasmados por su final de Copa y el repaso que nos iban a dar a los burgaleses del frío. El “casshondeo” lo continuaron después de ganarnos en la prórroga, con un gol de Lolo pasando por la tele escenas de nuestros jugadores, Zubizarreta, Idiákez, Mújica, Goiria.... más pendientes de las bolsas de hielo y las botellas de agua de la banda que del veloz Diego Capel o éste Alfaro que tenemos ahora en el Córdoba.
     
Vuelve a coincidir un partido importantísimo de mi equipo de hogaño con los nenes de un Sevilla finalista de Copa al que deseo de corazón vuelva con otro 1-0 a rematar la Feria, pero reconozco que el triunfo de mi Córdoba por 3-0, no sólo era necesario y digamos esperado, sino también tan decisivo como aquél de hace 11 años. El SEvilla ATco. es ya de 2ªB. Un tropiezo hubiera sido mortal de necesidad, sobre todo si tenemos en cuenta la debilidad del contrincante y su demoledora fragilidad defensiva. Narváez, el mediapunta que nos ha dejado el Betis, bético tenía que ser,  apático en ocasiones, tuvo anoche tres minutos soberbios en los que se sacó un preciso caño al portero -después de una pifia descomunal del central Berrocal- para el 1-0 y acompañó la carrera del veloz Jovanovic para empujar el 2-0. A los “nenes” del Sevilla, mas “nenes” que los de toda la temporada, pues salieron juveniles y muchachos que han jugado poco, se les agrietó la buena disposición del planteamiento con el doblete y con los alocados arrebatos de Yan Eteki, el mejor centrocampista, que le costaron dos amarillas seguidas antes de acabar la primera parte. En la segunda, Guardiola falló un penalty y al rato metió un gol. Para entonces El Arcángel cantaba eufórico como el Sánchez Pizjuán del año 2007. Si el Sevilla tiene al Arrebato, nosotros tenemos a Medina Azahara, que anoche cantó en el centro del campo para subirnos la moral. De los “nenes” palanganas de ayer no me ha llamado ninguno la atención salvo quizás Curro que tiene buena traza pero salió al final. Nada que ver con aquéllos con los que se las tuvo mi Burgos.