Follow by Email

viernes, 24 de noviembre de 2017

Singularidad

“L’avara pobertà dei catalani”

Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    En un país de cultura política inexistente hay que recordar que el único objeto de una Constitución democrática es establecer, por escrito, la separación de poderes que garantice la libertad política. Por eso la única que se conoce, la americana, lleva ahí, tan terne, dos siglos y medio, a pesar de la demagogia de Jefferson, que no entendió nada de ella, pero a quien ahora invocan mucho nuestros arbitristas, como si la obra de Hamilton y Madison tuviera conceptualmente algo que ver con la vaina de Guerra y Abril.
    
En España, la vaina del 78 no separa los poderes. Y la vaina que pastelean para el futuro los arbitristas de guardia, Carreras y Muñoz Machado, tampoco. Esos arbitristas se educaron en la “unidad de poder y diversidad de funciones” del general, y la separación de poderes es algo que no entienden y que les deja fríos. Ellos trabajan en poner por escrito, en papel de barba constitucional, la Singularidad Catalana, cosa que nunca existió.
    
Con el mantra de la pluralidad, la partidocracia cautiva la atención de los tontos y entonces te coloca la fascistada de la Singularidad (catalana, por supuesto).

    Por mucho que Rovira Virgili afirmara que “una centella de la Hélade prendió en el alma de Cataluña”, Cataluña carece de singularidad racial (es mezcla de todas las razas españolas) y espiritual, salvo que tomemos por tal lo que Dante llamó “l’avara pobertà dei catalani”.
    
Dos cosas reconoce la Historia: una, que (cuando lo de Roma) Cataluña hizo a España desde Tarragona; y la otra, su “antifranquismo” (sic), pero no contra Franco (que tampoco existió), como vende la propaganda de la Santa Transición, sino… ¡contra el imperio franco!, fenómeno que “debe ser calificado de firme sentimiento hispano”.

    –Sólo su hispanismo racial y espiritual podía agruparlos al enfrentarlos con las tierras francas del Norte.

    ¿A qué, pues, este “Pepentayocho” (hallazgo hughesiano) de buscones bailando su rumba de la Singularidad catalana alrededor del jamón español?