Follow by Email

jueves, 16 de noviembre de 2017

Hackers

El Rubalcaba de Hillary


Ignacio Ruiz Quintano
Abc

El berrinche de Bruselas con los hackers de Putin es más falso que las castañuelas de Puigdemont, que también anda por allí. ¿No querían estos “prograjos” Guerra Fría? Amigo y enemigo. ¡Política! Pues ahí la tienen.

Revel cuenta cómo funcionaba esto en los buenos tiempos: en los ochenta, un periódico prosoviético de Nueva Delhi, “The Patriot”, debía publicar un artículo para “revelar” que el virus del Sida era una manipulación genética del Ejército americano para la guerra biológica. Luego, la “Literaturnaya Gazeta” dijo “recoger” la información de “The Patriot” y condenaba las fechorías americanas. (Lo gracioso en este caso fue que a “The Patriot” se le había pasado publicar el artículo, y “Literaturnaya” se columpió.)

Los hackers de Putin es un invento publicitario de Podesta, el Rubalcaba de Hillary, para justificar el batacazo electoral de hace un año, cuando Trump se llevó más de 3 000 de los 3 200 condados de la Nación.

Si Pulitzer hubiera tenido la inventiva de Podesta cuando en 1903 el candidato demócrata a la alcaldía de Nueva York salió elegido contra la unánime oposición de la prensa de la ciudad, y hubiera culpado a los hackers de Putin en vez de a los camareros de las tabernas y sus jefes (“¡inmunes a toda argumentación!”), habría ganado... el Pulitzer.

Los “cheerleaders” de Bruselas acusan a los hackers de Putin de manipular a la opinión pública (“ese señor del universo”, que decía Jefferson) con motivo del golpe de Estado en Cataluña. ¿Y qué hacían los hackers de Merkel y Obama cuando el golpe de Estado en Ucrania?
Es curioso que en Bruselas, capital de una Unión Europea que, salvo en Francia, ignora el sistema representativo, preocupe la manipulación de una opinión pública que, en cualquier caso, como avisa Santayana, es un contrasentido, ya que el público no tiene memoria consecutiva y no puede opinar.

Puede reunirse y gritar, y muchos gritos hacen una demostración pública, pero muchos votos no hacen una idea pública.