Follow by Email

lunes, 27 de noviembre de 2017

Otro domingo sin ganar

        
Mario Ortiz, leonés desmelenado


Francisco Javier Gómez Izquierdo

          Las épocas de cierto desasosiego, pongamos laboral o sentimental, las he capeado con el irracional optimismo que suele acompañar a los fervorosos fieles del fútbol que al llegar el fin de semana, al equipo, aun perdiendo, le veíamos brotes de próxima confirmación. Intuíamos una pareja capaz de hacer diabluras en la izquierda, un lanzador de faltas fiable, recuperación de lesionados, la mala puntería de nuestros delanteros que algún día tendría fin, el destierro de la mala suerte, y en fin, asuntillos menores que veíamos solucionables. Mis a veces falsas expectativas mantenían en pie mi espíritu indoblegable al desaliento.

         No tengo mayores problemas que los propios de una edad perfecta para disfrutar del fútbol y a pesar de que por circunstancias que no vienen al caso tengo que volver a acudir a la mina a diario, el Córdoba CF se ha propuesto cargarme de incomodidad y desesperanza un domingo sí y otro también. Ayer, la Cultural Leonesa, equipo de bajo presupuesto y ascendido para sufrir, nos ridiculizó hasta la acostumbrada humillación de cada partido de la presente temporada. A la media hora nos pitan un penalty a favor y expulsan al inocente Zuiverloon. 1-0. Poco antes del final del primer tiempo otro penalty y otro gol de Guardiola. “Hoy ganamos seguro. 2-0 y contra diez no puede escaparse el partido. Además a la Leonesa le falta calidad”.

      Mala memoria la del vecino, pues la Leonesa pudo colar dos goles nada más empezar el partido y “además” tiene un entrenador, Rubén de la Barrera, capaz de reconocer la falta de calidad propia y ajena. La propia la disimula y con la ajena hace un cesto. Así, en la segunda parte y con la extraordinaria colaboración del centrocampista Mario Ortiz, que ayer pareció valer por tres, más la invariable contribución al gol de los delanteros despedidos -Rodri-  por el amo del Córdoba, los leoneses empataron un encuentro que si llega a durar cinco minutos más, lo ganan. Menos mal a nuestro portero polaco que le paró un gol al canario Yeray. ¡Con uno menos, una hora!. La Cultural va a andar ahí, ahí, pero tengo que reconocer que también es mejor que nosotros.
      ¿Qué he de hacer para evitarme, cada vez que regreso de El Arcángel, sensaciones tan desagradables? ¿Acaso renunciar a ver la deshonrosa decrepitud y muerte de un equipo y un club al que empecé a querer hace 30 años? ¿Por qué ha tenido que caer el Córdoba CF en manos tan indeseables? ¿Qué trajiste, qué te llevas y qué nos dejas Carlos González?