Follow by Email

jueves, 11 de septiembre de 2014

El burka



Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    Para sardana, hoy, la de Gallardón, ministro de Justicia, y Fernández, ministro del Interior, “reflexionando juntos sobre el burka”, situación que recuerda al chiste de los marcianos que encuentran un tricornio de guardia civil y al artículo de Camba sobre las chisteras en la playa que tanto molestó al doctor Marañón, al que no tenía por “un hombre serio”.
  
Me da igual que sea burka o un casco de moto –dice del burka Gallardón, que como alcalde nos dio los agentes de movilidad con presunción de veracidad y habilitó las aceras para los moteros como circuitos de velocidad.

    A los marcianos del chiste les pasaba con el tricornio lo que a Gallardón y Fernández con el burka, que no sabían qué era, pero al ponérselo en la cabeza notaban, de pronto, ganas de pegar cuatro h…
  
Algo así les ocurre a los salvajes del artículo de Camba con la chistera que encuentran en la playa: tras de muchas probaturas, uno se la pone en la cabeza y descubre que es un distintivo de jefe, y marcha al poblado a exigir la debida sumisión.

    España estaba en plena República marañoniana, y Camba quería expresar con su artículo que éramos la resaca editorial de Europa, y que las teorías (el burka es otra teoría) llegaban aquí después de que en otros países las habían tirado al mar por inútiles, con lo que no se entendía el entusiasmo con que algunos políticos corrían a colocárselas en la cabeza, creyendo ponerse así a la última moda de Londres o de Berlín.

    Como Marañón, Gallardón es aficionado a las chisteras (¡aquella chistera republicana!) y de natural indulgente (no vamos a discutir sus indultos) y optimista, y eso, a falta de cosas reales, lo lleva a conformarse con una simulación de estas cosas, que en esto consiste la socialdemocracia.

    Y detrás de los hombres enchisterados van sus admiradores:

    –Miren qué chistera tan buena se ha puesto nuestro jefe. Qué grande es. Y cómo brilla. ¿Qué otra chistera más que ésta se podrá colocar al frente del Gobierno?