Follow by Email

lunes, 28 de febrero de 2011

En las fauces del Nyiragongo


La marmita de los dioses

CLICK

El riesgo de circular a 110

-A un elefante surafricano le hizo tilín un coche creyendo que era una elefanta, y decidió entrar a trapo y 'hacérselo'. Con los dos pasajeros del coche dentro.

Barcepundit

"Manolete es patrimonio de la humanidad"


ANNE PLANTAGENET
Escritora

Alfredo Valenzuela
Abc de Sevilla

Autora de una biografía de Manolete y de otra sobre Marilyn Monroe, vivió casi cuatro años en la calle Antonia Díaz para estar cerca de la Maestranza, y ahora que vive en París traduce al francés a numerosos autores españoles y latinoamericanos.

—Es biógrafa de Manolete y de Marilyn Monroe. ¿Qué tienen en común?

Son dos personajes trágicos, fulminados, quemados por su propia fama, sus propios demonios.

—Se dice que el biógrafo elige al biografiado por sentir alguna identificación con él. ¿Ha sido su caso?

No. Al contrario, lo que me atrae es el misterio, lo que no conozco, los personajes lo más lejos de mí.

—Su biografía de Manolete ha conocido tres ediciones en Francia. ¿Qué cree que le interesa al público francés de esa figura?

Manolete es patrimonio de la humanidad. No había biografia en Francia sobre él antes de la mía. Ahora es la biografia de referencia. Atrae a un público aficionado, pero tambien literario, el público que sigue mis libros. No es una apología de la corrida, es la historia de un hombre.

—¿En el caso de Manolete podríamos decir, como señala el filósofo, que el carácter es el destino?

Me parece la frase muy pertinente en el caso de Manolete.

—¿Ve a Adrien Brody en el papel de Manolete?

Vi la película tres veces ya. La película es mala, pero Adrien Brody está muy bien.

—¿Durante su estancia en Sevilla fue mucho a los toros?

Muchísimo. Yo vivía en la calle Antonia Díaz. Podía escuchar lo que se desarrollaba en la Maestranza desde el patio de mi casa.

—¿El hecho de que eligiera para su estancia el barrio del Arenal fue casual?

Fui a Sevilla para los toros. Quería vivir junto a la plaza de la Maestranza. Viví allí casi cuatro años.

—¿Cuál es la principal diferencia entre París y Sevilla?

¡Hay muchísimas! Demasiadas. Son dos ciudades totalmente distintas.

—¿Volvería a establecerse en Sevilla?

No. Lo que tenía que vivir en Sevilla, lo viví. Fue una pasión. La pasión se acabó. Con París es amor. Y el amor nunca muere. Ademas estoy comprando una finca en Normandía. Estoy en otra parte de mi vida.

—¿Trató a muchos toreros durante su estancia en la ciudad?

No.

—¿Ha visto torear a José Tomás?

Muchas veces. Siempre ha sido mi torero preferido.

—¿Por qué?

Me gustan los toreros artistas, irregulares y sobrios. En la última feria de Pentecostés en Nimes he visto una faena extraordinaria de Morante de la Puebla.

—¿El torero debe «hacer lo que pueda» por morir en la plaza, como le dijo Belmonte a Valle-Inclán?

¿Podría eso explicar el suicidio de Belmonte?

—¿Qué es lo que menos le gusta de la fiesta de los toros?

El público, ¡muy a menudo!

—¿Qué le parece la identificación de la fiesta con la derecha política, y de la oposición a los toros con la izquierda, cuando históricamente ese paralelismo ha sido falso?

La ignorancia engendra la intolerancia.

—Como traductora de numerosos autores españoles e hispanoamericanos, ¿prefiere traducir «best-sellers» u obras más «literarias»?

¿Cuál es su opinión…?


¿Qué es España?

-Las cosas de Cebrián (click) y Borja Prado (click)

¿Fiesta o juerga?

El toro de Morante...


...y el crítico de guardia

En la muerte de Amparo Muñoz

Probablemente la española más bella del mundo.

A Pepín Martín Vázquez

Hubo un tiempo en que los toreros buenos mataban en Madrid las corridas de Miura. Eran otros tiempos y ya cada vez van quedando menos que nos lo puedan recordar, pero ese tiempo existió. Aquellos eran sólo toreros.
J. R. M.

Nada nuevo bajo el sol, que en Vistalegre es de uralita

Vista alegre

Vistalegre

El clan de Leganés: Juan, Manolo y Luis


José Ramón Márquez

No puede decirse que fuésemos engañados, eso nunca. Si en el cartel pone ‘Núñez del Cuvillo’, a poco que hayas ido a los toros unas cuantas veces o sigas con cierta atención el devenir de las temporadas, ya sabes con lo que te vas a encontrar. Íbamos porque El Cid remató bien este cartel, y nada más.

¿Y con qué nos encontramos? Pues con más o menos lo que nos esperábamos. Con Juan Mora que demostró patentemente que es totalmente idéntico al Juan Mora de siempre; con Morante que obsequió a la concurrencia con sus conocidas filigranas; y con Cid, que demostró, una vez más, que él no debería anunciarse jamás con estos bichejos. Justamente lo que nos esperábamos. No hubo sorpresa.

Diremos de nuevo que las cosas que se hacen cuando no hay toro deben ser evaluadas de una forma menos enfática que las que se hacen cuando enfrente tiene el torero un animal que infunde miedo o, cuando menos, respeto. Diremos que la base esencial de este espectáculo es el toro y que, en ese sentido, lo que cría Joaquín Núñez del Cuvillo no es más que combustible para todos los animalistas y antitaurinos, pues son unos pobres bichos ridículos que dan más pena que asco, dóciles como perrillos y faltos de las cosas que el toro debe tener por definición: casta, fiereza, acometividad, fuerza e instinto.

Dicho lo anterior, que no debería ser necesario precisarlo, diremos que ha sido una tarde amable y entretenida que se inició con una cerrada ovación al finalizar el paseo, que nadie recogió, aunque me imagino que iría para Juan Mora a costa de la dichosa faena de otoño en Madrid y que finalizó con el obsequio de un séptimo toro que hizo el plasentino a la selecta afición carabanchelera.

Entre ese inicio y ese final hubo lo de siempre: unas pobres verónicas de Morante cantadas como oro purísimo sin más ni más; una extraordinaria media verónica nada abelmontada, muy sobria y alegre, y una sucesión de pases a la que no es posible llamar faena, en su primero, que principió con una floritura de cuatro pases como de finísimo bordado, andando al toro para llevarle al centro del platillo, muy plásticos, muy alegres, muy de escuela sevillana. Cuatro hermosos muletazos andando. En su segundo, nada y nada, algunas dudas y bastante envaramiento hasta que brilla de pronto un enorme redondo en medio de una tanda que iba planteada con poquísimo mando y después, de sopetón, cuatro soberbios naturales lentísimos y uno de pecho, extraordinarios. Toreo bonito en su más purísima expresión, composición plástica al servicio de nada, magnífica estética por la estética, plasticidad que, por desdicha, ni tiene finalidad ni objeto.

Manuel Jesús El Cid sólo tuvo un toro, pues su primero de deplorable presencia no dejó de ser protestado desde que salió por la puerta de chiqueros. En su segundo, un jabonero oscuro que atendía por Lanudo, se vio la perfección de la brega de Boni y la solvencia de Alcalareño. El matador lució al toro haciéndole galopar en dos series de gran temple y mando, le dio la distancia y luego, con la muleta en la zurda le recetó una soberbia serie ganándole la posición al toro y tragando mucho. Luego, acaso para tratar de afianzar el triunfo, se pasó la muleta a la derecha y remató la faena en un tono de menor intensidad. Como tantas veces le pasa a este torero, muchos equivocaron la acertadísima lidia que le dio su matador y su espléndida cuadrilla con bondad o bravura del toro, al que se dio una alucinante e inmerecida vuelta al ruedo. Al sacar el toro del caballo, de la única vara que tomó, hubo una media verónica que perfectamente podía haberla firmado Gallito.

Dejo para el final a Juan Mora porque no tengo palabras para explicar el caso de este hombre que, siendo igual que ha sido siempre, no sé cómo ahora ha conseguido que le tengan encumbrado. Diremos que hoy Juan Mora toreó de la misma manera que ha toreado toda su vida. Puestos a buscar algo que explique el fenómeno Mora, supongo que lo que ha hecho a las gentes fijarse en él debe ser esa forma suya de andar por la plaza que trae aires de otros tiempos, no tan remotos, pero menos adocenados que estos que ahora vivimos. Mató de estocadas aguantando, y eso es, para mí, lo más reseñable de su actuación.
Creo que lo de regalar un toro no es legal en las plazas de toros de España, pero con el galimatías de reglamentos autonómicos que hay por ahí, a lo mejor sí que lo es y yo no me he enterado.

Vistalegre 2011. Pingüis y arena

Los Javis de Guadalajara (más importantes que los Xavis del Mundial)
y Márquez: ellos recorren las plazas con la linterna de Diógenes en busca del toro

Ni los alguacilillos lo veían claro
Para saber cuándo llega la primavera,
los americanos tienen a la marmota de Bill Murray,
y los españoles, a los chotos de Cuvillo


Minuto de silencio por Pepín Martín Vázquez: Morante, Cid y Mora

Morante, que por "mal bajío" se negó al minuto de silencio
("padrenuestro de la nada") en Sevilla por Paquirri,
guardó como un tío el minuto de silencio en Madrid por Pepín

César Gómez, un presidente bizcochón para un festival dominguero:
regaló orejas, regaló -contra el reglamento- toro y aprobó la corrida de gamusinos

Morante ante el becerrote con el que fascinó a un público
que ante tanto arte ponía los ojillos como bolitas de alcanfor

Pinchazo, dos orejas, petición de rabo y pata
y ramito de rosas para Morante

"Carabanchel es especial..."

Que pase el siguiente

El Cid recibiendo al "toraco" de la corrida

Capote rígido, ayer, el del Cid

Gran inicio de faena con el jabonero que en la brega
había ahormado Boni como la osa de Virgilio a sus oseznos

El jabonero era noble (tonto, para entendernos)
como todos los churumbeles de Idílico

Al natural, que es lo suyo, como un pez se le escapó

El jabonero fue objeto de bastante más importancia de la que merecía

Con la derecha, excelentes series cidianas...

...aprovechadas por el presidente para decretar una frívola vuelta al ruedo

Estocada del Cid

Boni, Pirri, Manuel Jesús y Alcalareño -que vistió luto por su esposa-
"hermoseando" el final


El alguacil con las dos orejas

El regalo -antirreglamentario- de Juan Mora
¿Le cobrará la empresa el toro?

Cierto aire a Hemingway

Los Orbaneja

CUANDO DESPERTÓ,
EL DINOSAURIO TODAVÍA ESTABA ALLÍ


Abc, 27 de Abril de 1985
Click

Abc, 28 de Abril de 1985
Click

Lunes, 28 de febrero

INDA

-El griego posee una admirable expresión del juego infantil en el sufijo inda.
HOMO LUDENS / JOHAN HUIZINGA

Ignacio Ruiz Quintano

Gloria y peluca. La Revolución



J. R. M.

Bajo el volcán libio


Donde la confusión ha consumado su obra maestra

CLICK

domingo, 27 de febrero de 2011

En la muerte de Pepín Martín Vázquez

A caballo regalado...

Bono como recibiendo instrucciones antifascistas del coronelón
"Socialismo o muerte"
(¿Dónde está la disyunción?)

Jorge Bustos

Los plumillas seducidos por el brillo de las analogías hojalateras ya han comparado la ola de jacobinismo que llega dos siglos y pico después a Oriente Próximo con el Mayo francés, aquel botellón de pijoprogres que hizo exclamar a Ionesco, cuando contemplaba desde su piso parisino las lúbricas evoluciones de aquellos estudiantes que se las echaban de fragorosos partisanos, probablemente para ligarse a las groupies de Sartre:

¿Adónde vais, insensatos? ¡Mañana seréis todos notarios!

Y eso pasó, y por eso Pasolini confesó que en 1968 él tomó partido por los maderos que vigilaban el bullicio de los manifestantes, porque él siempre apoyaría al proletariado.

Aquellas jornadas francesas apenas depararon chichones y ronqueras, pero vamos, como cualquier viernes noche en Madrid. Así que, por respeto a los muertos que sí han regado de sangre mora las orillas mediterráneas en aras de un desharrapado órdago de libertad –contra, por cierto, satrapías afiliadas a la Internacional Socialista–, deberíamos reservar la épica de palo del Mayo francés a campeones del antifranquismo tan desaforados como Carme Chacón o José Bono, quienes han confiado al diario global en español el pánico martirial que les embargó el 23 de febrero de 1981. Chacón, a sus valerosos nueve años, se puso a empaquetar como loca todos los documentos comprometedores que ocultaba en su casa, qué sé yo, un dibujillo de Franco con dos cuernotes, un cromo del subversivo Curro Jiménez o un puzzle con piezas en catalán.

En cuanto a Bono, que ha vendido sus idas y venidas al baño la noche del 23-F como riesgosas incursiones de espionaje, un juzgado de Toledo le ha retirado todos sus cartones en el bingo sucesorio del acartonado nieto del capitán Lozano. La Justicia le va a mirar el diente al caballo regalado de su hípica, cuyas cuentas se antojan más opacas que la conciencia de Gadafi. A ver cómo convence Bono ahora a la prole socialista de que él es su pastor fetén, y a nosotros de que ha labrado su galopante fortuna luchando abnegadamente contra el fascismo.

Destierro voluntario de un cidiano


-Javier Alonso se jubila después de 24 años al frente del Mesón del Cid (en Vivar), un pequeño templo dedicado al héroe castellano en cuyas puertas se ubica la Legua Cero de la ruta cultural...

Click

Emma Suárez, el retrato de la artista adolescente

LAS JÓVENES ACTRICES

Abc, 27 de Marzo de 1983

Ignacio Ruiz Quintano

Allá en otros tiempos (y muy buenos tiempos eran), había una vez una vaquita (¡Muu!) que iba por un caminito, y esta vaquita que iba por un caminito se encontró a un niñín muy guapín, al cual le llamaban el nene de la casa...

Así empieza Joyce, ya ven, el Retrato del artista adolescente, que es lo último, y lo que más le gusta, que anda leyendo Emma Suárez, ahora que ella, igual que Esteban Dédalus, siente cómo su alma se levanta de la tumba de su infancia y escucha la llamada de la vida. Emma, Amalia joyciana de los poemas manzanos...

Seguir leyendo: Click

Pequeño homenaje a Christchurch*


Terremoto

Click
__________
*Click

Domingo, 27 de febrero

LA NIÑA BONITA DE GUATEMALA

-Porque con los cuentos se ha de hacer lo que decía Chichá, la niña bonita de Guatemala:
"¿Chichá, por qué te comes esa aceituna tan despacio?" "Porque me gusta mucho..."
LA EDAD DE ORO / JOSÉ MARTÍ

Ignacio Ruiz Quintano

"No os agobiéis por el mañana, porque el mañana traerá su propio agobio"

DOMINGO, 27 DE FEBRERO
8º del tiempo ordinario
4ª semana del Salterio

Dijo Jesús a sus discípulos:

-Nadie puede estar al servicio de dos amos. Porque despreciará a uno y querrá al otro; o, al contrario, se dedicará al primero y no hará caso del segundo. No podéis servir a Dios y al dinero. Por eso os digo: no estéis agobiados por la vida pensando qué vais a comer, ni por el cuerpo pensando con qué os vais a vestir. ¿No vale más la vida que el alimento, y el cuerpo que el vestido? Mirad a los pájaros: ni siembran, ni siegan, ni almacenan y, sin embargo, vuestro Padre celestial los alimenta. ¿No valéis vosotros más que ellos? ¿Quién de vosotros, a fuerza de agobiarse, podrá añadir una hora al tiempo de su vida? ¿Por qué os agobiáis por el vestido? Fijaos cómo crecen los lirios del campo: ni trabajan ni hilan. Y os digo que ni Salomón, en todo su fasto, estaba vestido como uno de ellos. Pues si a la hierba, que hoy está en el campo y mañana se quema en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más por vosotros, gente de poca fe? No andéis agobiados pensando qué vais a comer, o qué vais a beber, o con qué os vais a vestir. Los paganos se afanan por esas cosas. Ya sabe vuestro Padre del cielo que tenéis necesidad de todo eso. Sobre todo buscad el reino de Dios y su justicia; lo demás se os dará por añadidura. Por tanto, no os agobiéis por el mañana, porque el mañana traerá su propio agobio. A cada día le bastan sus disgustos.

Mateo 6, 24-34

sábado, 26 de febrero de 2011

Boxeo. Noche de blanco satén

VELADA DEL VIERNES, 25 DE FEBRERO
TORREJÓN DE ARDOZ, MADRID
*
Pabellón Jorge Garbajosa

Ugarte, box populi

Segundos fuera

Ojo avizor

El juez que se parecía a Rubalcaba
(Hasta en el modo de cogerse los dedos)

Zapatos (basculantes) de concejal

La decepción del amateur

Mitomanía

José Valenciano, Ricardo Sánchez Atocha y Ugarte

Javi Castillejo y su pupilo

Javi Castillejo y su segundo (Segundos fuera)

Ricardo Sánchez Atocha y su segundo (Segundos dentro)

David Quiñonero y su pupilo Ángel Lorente Lillo

El supergallo Sergio Romero se impuso por puntos,
en decisión dividida, a Lillo


El árbitro que se parecía a Rubalcaba
(Al fondo, Petia Petrov...
y la jueza que se parecía a Soraya)


Sobre la jueza que se parecía a Soraya, el cuerpo superligero de Jorge Lohoba,
derribado por Rubén Nieto, vencedor a los puntos

La Tétrada
Para los pitagóricos, un excitante de la furia Báquica

"Cada batalla la luchamos juntos"

Nulo entre el asturiano Alejandro Rodríguez Pereira, que fue mejor,
y el hispano-dominicano de Torrejón Álex Mora

Ricardo Sánchez Atocha afinando a David Casero,
de Parla, el mejor boxeador de la velada

El abrazo final de Álex Parra, perdedor, y David Casero

David Casero repasando la pelea

Jesús García Escalona en su rincón

Jesús García Escalona a hombros,
mientras Iván Ruiz Morote felicita a Ricardo Sánchez Atocha
__________________

Sobre la velada