Follow by Email

jueves, 21 de julio de 2011

José Tomás ad portas!

Una visión satírica del festival

José Ramón Márquez

A ver qué es lo que nos van nos van echando para ir calentando el retorno del Resucitado de Aguascalientes. Lo primero, la corrida: ‘una corrida como para Madrid o Bilbao’, dice Ilián en Marca. Sabido es que, en lo que llevamos de temporada, la plaza más torista hasta ahora ha sido la de Sevilla, con Madrid pastoreada por Toño Matilla en el año de los cien mil nietos de juampedro y con Bilbao pastoreada por el caballero de la pelija empeñado en ‘humanizar’ la fiesta a base de reducir al toro a la mínima expresión con las mismas ganaderías que Sevilla en farolillos, o sea, que ya no sabemos bien si esto de ‘Madrid o Bilbao’ es bueno o malo, aunque nos lo imaginamos suficientemente.

Luego asoma el ganadero que ha sido agraciado por la pedrea Tomasera y que se llama Fraile, y el hombre se deshace en elogios para el Pétreo: ‘harían falta dos o tres José Tomás’, dice, y luego abunda en la idea de la resurrección de la carne. Pensará que si él es capaz de tomar el lugar del Cuvi en el corazoncito del Tristón, se va a hinchar a vender toros, y ese pensamiento le levanta oleadas de amor para el Ciprés, a cuyos pies habrá rendido su ganadería sin duda.

A continuación, la cuadrilla, que la única novedad aquí es que se ha ido Chacón, que llevaba con el Tristezas desde que dejó a Morante hace cuatro años, y su sitio lo ha cogido José María Soler, a quien el Pétreo dio la alternativa, por cierto. Sigue Cubero, torero de tardes trágicas de verdad, y de tercero Ricardo Izquierdo. Siguen José María Prieto y Vicente González subidos a los pencos, aunque estos tendrán poco curre, y sigue también el núcleo del callejón con el hermano del Ciprés de mozo y con el Kiki de ayuda. Y dirigiendo toda esa orquesta de cámara, Salvador Boix.

Y luego, la Empresa, que Simón Casas está empeñado el hombre en que esto sea un éxito a cualquier precio y para poner su granito de arena ha editado junto con Toroshopping siete mil pañuelos blancos que van a repartir a la entrada de la Plaza de la calle de Játiva para que nadie se quede sin la oportunidad de poder pedir las orejas, los rabos y los indultos por falta de moquero. El pañuelo va metido en una caja en la que hay una inscripción que dice ‘que le den la oreja’, y quiero remarcar ese ‘le’ tan egoísta, y lleva además una ilustración de José María Cano, el Ruano Llopis del siglo XXI, que es también el responsable del cartel de la feria de Bilbao, la del caballero de la pelija.

Junto a ala Empresa, la taquilla, que se mantiene ofertando entradas cuyos precios van de los 3.000 € de una contrabarrera 1ª de sombra hasta los 150 de una silla delantera en sol. En la red hay bastantes entradas, por si alguien se quiere animar.

Y por último están los que no vamos a ir, que aquí seguimos muertos de curiosidad a la espera de constatar el magnífico resultado de la tarde del sábado, en la que la gran figura de época, para hacer gala de su torería y de su perfecta recuperación, se ha anunciado en un comprometidísimo cartel junto con Victor Puerto y con Arturo Saldívar, para que quede constancia de su suficiencia y de su poder, asumiendo además, como bien señala un cronista, el grandísimo riesgo de ir puesto justo el día después de Ponce, July y Manzanares.

Por lo demás, el resto de las noticias que van llegando de los bolos veraniegos del Triste de Galapagar nos muestran que ha querido hacer una breve pero intensa temporada. El Pétreo no ha querido rehuír ningún compromiso fuerte y se va a anunciar en plazas de grandísima responsabilidad y de público exigente como son las de Huelva, Gijón, Bayona, Ciudad Real, Linares, Valladolid y Nimes, y para hacer aún más dramática su gesta en el ‘Tour de las calaveritas, verano 2011’ ha seleccionado además las ganaderías de mayor compromiso y casta, con las que podrá dar la nota de su cantada dimensión trágica, ésa que le hace ir siempre con el gesto adusto y con ‘cara de yo no fui’. Las terribles vacadas que ha seleccionado para su gira de verano son, por lo que hasta ahora se conoce, las de Las Ramblas, Torrehandilla, El Pilar, Jandilla y Salvador Domecq.