Follow by Email

viernes, 31 de octubre de 2014

Seis hospitalizados en un mes por comer setas venenosas

Los síntomas con los que suelen llegar los intoxicados son diarreas, gastroenteritis, vómitos y visión borrosa, en los casos más graves. La mayoría  no atribuyen en principio estos efectos a haber ingerido hongos. Es en la entrevista con los doctores cuando sale a relucir que los han comido. Después, tras unas pruebas en la Unidad de Toxicología, comprueban que se trata de setas venenosas.