Follow by Email

miércoles, 12 de junio de 2019

La selección

Aún  estáis a tiempo

Francisco Javier Gómez Izquierdo

      Tras los extraordinarios por competidos y sobre todo emocionantes octavos, cuartos y semifinales de la Copa de Europa, difícilmente repetibles, se cierra el fútbol internacional de género masculino en España con el trámite de las Islas Feroe y la curiosidad de ver cómo anda el talento de varios seleccionados con irregular comportamiento durante la temporada ante Suecia, “la otra” que pasará.
    
Es sabido que cada cual ve el fútbol de modo muy particular, por eso me atrevo a decir que cuando años atrás vi los comienzos de Isco, Asensio, De Gea, Rodri... me pareció que teníamos asegurado sino otra edad de oro, al menos un futuro competitivo entre las mejores selecciones. Siempre he tenido debilidad por Isco, capaz de chispazos geniales vedados para el común y al que no veo inferior técnicamente a este Hazard multibendecido. Reconozco que su carácter -es de Arroyo de la Miel, rincón de revoltosos y picaruelos- le resta mucho, pero también creo que a Isco le ha faltado un entrenador que corrigiera sus manías -exceso en la conducción, un poner-, potenciara sus virtudes -el disparo, el último pase- y le colocara por encima del que probablemente lo empuje fuera del R. Madrid. No sabemos si Isco juega pesaroso o deprimido, pero la sensación que da es de cierto hastío de no sabemos qué. Mucha culpa de su actual situación es suya, pero me da que si acierta y se anima en el nuevo destino -compañeros y entorno- la España de Isco no tendría nada que envidiar a esa Bélgica que al parecer ya es sólo de Eden Hazard.
     
Otra aparición apoteósica fue la de Asensio en el Mallorca, al que salvó del descenso a 2ªB dos años seguidos y así lo ponía un servidor en Salmonetes..., cuando aún no había cumplido los 18..., pero Asensio siempre ha padecido de cierta caprichosa languidez que hace que no te fíes del todo de lo que pueda hacer en un partido. ¡Mira que es bueno, el tío!... pero con mucha frecuencia parece estar como en Babia y acumulando demasiadas “desaplicaciones” con las que nos ilustraban los entrenadores argentinos de los 90. Hay momentos que su dejación desespera en actitud que recuerda mucho a la del Coutinho del Barça.  Creo que también necesita entrenador que lo motive y encienda -Kloopp sería el ideal-, pero está demostrado que si tiene un día inspirado no hay quien lo pare.
    
Rodri sustituirá pronto, supongo, a Busquets con este Fabián al que no se quiso en Córdoba después del partido de presentación de agosto contra más un Betis B que un Betis. El mozo, sin sitio en Heliópolis  fue al Elche y ahí lo tenemos hoy conformando un centro del campo, sino excelente, mas que notable.
     
No me ha gustado la selección y menos me gusta el desgobierno en el banquillo, insólito e incomprensible caso el de Luis Enrique, pero tampoco la veo desastrosa. Se me parece un poco a Portugal, que no gusta como juega, pero a la que vemos capaz de ganar a cualquiera, por andar sobrada de talento Talento con falta de continuidad, pero el míster Fernando Santos, que lo sabe y como ha demostrado en éste invento de la liga de Naciones, compacta con inteligencia el sistema defensivo y espera paciente el disparo de Bruno Fernandes -nuestro Fabián-, la genialidad de Bernardo Silva -nuestros Isco y Asensio- y el gol de Cristiano. Fernando Santos tiene a Joao Félix para cuando falte Cristiano. Ahí es donde nos aventaja Portugal porque desde que faltan Torres y Villa los goles de España los cuelan los defensas.