Follow by Email

jueves, 4 de junio de 2015

El fisco



Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    La partidocracia tiene el fisco como los regímenes totalitarios tenían la policía secreta. Ahí están el acogotamiento público de Rato o esas ocurrencias de la nueva castita, el diputado podemita López, que derrama en Twitter su leche de tigre:

    –El dinero se gana en una lucha. Se os fuerza democráticamente a pagar. Os vamos a hundir y a freír a impuestos.
    
La socialdemocracia es la forma política del capitalismo de Estado y López es el rostro humano de la socialdemocracia. Sus pensamientos rechinan como un tejón metido en un bidón, pero porque López es un sociólogo con formación de antropólogo, como Arsuaga, Ortega de la Ciencia, que acaba de tener la genial idea de encontrar el cráneo de Abel, asesinado por Caín en Atapuerca, provincia de Burgos.
    
López, esa extensión intelectual de la coleta de Pablemos, ha sido tercero en las votaciones, pero viene a “apostar personalmente por una política de transformación en Madrid que ponga la democracia, de una vez por todas, en primer plano”.

    La democracia es tan sencilla que se define sólo por dos requisitos, la representación del elector y la separación de poderes. López no lo sabe, pero como diputado partidocrático no pertenece a ningún poder separado ni representa a ningún elector. López no es más que un “hooligan” del recaudador, el fisco, y además, bruto (o comunista, que suele ser lo mismo), pues empieza a construir su chiringuito ideológico por el tejado: “Os vamos a hundir y a freír a impuestos”. Hombre, López, lo lógico es que la fritanga preceda al hundimiento, porque si vas primero al gustito, o sea, al hundimiento, corres el riesgo de quedarte sin fritanga.

    Mas la fiesta de la partidocracia continúa: pactos, que son reparto, y concordia, que es botín (esto también lo dijo Ortega, pero se cita menos), con Riverita en lucha contra la corrupción, no separando los poderes, sino mirando los tacos de las botas de los jugadores, como un “lineman”, que decía Bilardo. Qué tropa.