Follow by Email

miércoles, 19 de marzo de 2014

Sacristán




Ignacio Ruiz Quintano
Abc

Todos sabemos que lo que más odia un torero es la casta en el ruedo: las cinco figuras (bajo palabra de honor) del toreo que han escracheado a Sevilla no ven un toro encastado en toda la temporada.
  
La casta española, hoy, no se ve en las plazas, sino en los restaurantes: por eso me extraña tanto que Manzanares se haya dejado arrastrar por el periódico global hasta una fonda (con estrella Michelín) para “interviuvarse”.

    A cenar yo ya no voy por las estrellas, sino por los camareros: rusos y amerindios. Españoles, no, pues uno, para comer, también se siente figura, y el español encastado escarba, cabecea y derrota con uno de esos derrotes que te arrancan la femoral como quien capa a un cangrejo.

    Así vive España de cabreada.

    Cabreada porque Ancelotti se juega la Champions con el portero suplente (no se me ocurre otro caso italiano de valor) o porque en España siempre ganan los mismos (?), como ha dicho el cómico Sacristán en la tele obrera.
    
Sacristán no es James Woods, en posesión del cociente intelectual más elevado que se conoce, pero no da puntada sin hilo, y si se lía a voces en la tele obrera para llamar a la Revolución Pendiente por algo será.

    –¿Política? ¡Antes monja! –contestó Sacristán a Natalia Figueroa en un ABC del 82.
    
En el 82, Garzón aún no había comprobado el certificado de defunción de Franco, y algunos recuerdan al Sacristán de aquella época por un corto de la revista “Imágenes”, de Nodo, dirigido por Pilar Miró, que exaltaba las virtudes de la vida militar en la chinchonera figura sacristaní.

    Desde luego, la larga noche del franquismo la pasó cinematográficamente empiernado con María Luisa San José, y eso no es para ir ahora por ahí rabiando como Casillas, el camarero del 15M, obligándote a llevarlo a punta de capote, como dice El Boni que él llevó una vez a una mujer (de la vida) airada que por error le hizo hilo en la Casa de Campo.

    Yo de casa ya no salgo sin mi percal para la brega.