Follow by Email

martes, 18 de marzo de 2014

Hijas


Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    Para los padres de mi generación con hijas hay un antes y un después de la foto de los Zapatero con las niñas en el Camelot de los Obama.
    
¿No estaremos empeñándonos en infantilizar la infancia? –se pregunta Gregorio Luri.
    
Y trae a colación dos cartas: de Thomas Jefferson a su hija Patsy, de 11 años, con los quehaceres del día (música, baile, dibujo, escribir cartas, leer libros en francés...); y de William James a su hija Peggy, de 8, refiriéndole en un lenguaje que escapa al premio Loewe un episodio doméstico sobre la fatiga de un colibrí.

    Yo añadiría la carta de despedida de Cary Grant a su hija Jennifer, de 20: “Sé comedida, respeta el esfuerzo ajeno. Esfuérzate por lograr lo mejor y el buen gusto. Mantén el juicio puro y la conducta limpia. Un breve sueño y despertaré a la eternidad. Si no despierto como nosotros lo entendemos, entonces seguiré viviendo en ti, amadísima hija”.

    Y nosotros (menos importantes que Jefferson, menos “pragmatistas” que James y menos guapos que Grant), “infantilizando la infancia”, que es “democratizarla”, según la famosa advertencia de Tocqueville sobre el poder democrático, que se parecería, decía, al poder paterno si, como él, tuviera por objeto preparar a los hombres para la edad viril:

    –Pero, por el contrario, no busca sino anclarlos irrevocablemente en la infancia; le gusta que los ciudadanos disfruten, siempre que no piensen más que en disfrutar.
    
“Life” conmocionó al mundo con el caso del profesor chino denunciado en Pekín por su hija, que se justificó: “Traté de protegerle, porque creía en el afecto entre padres e hijos. Pero ¿cómo comparar esta emoción con la del amplio amor a las masas?”

    Medio siglo después, el mundo se hace cruces con el caso de Rachel Canning, de Nueva Jersey, que demanda a sus padres para que paguen sus facturas tras irse de casa al cumplir los 18. Y sólo para evitar que los menores “reclamen a sus padres una Xbox o un iPhone”, el juez la ha desestimado.