Follow by Email

lunes, 28 de marzo de 2011

La huelga del "furbo"

De espaldas al aficionado

Francisco Javier Gómez Izquierdo

Hubo un tiempo en el que las huelgas eran cosa muy seria. El trabajador asumía la pérdida de salario por no acudir al trabajo y se tenía como un acto de dignidad y por supuesto de solidaridad. Hoy, la huelga es el día que trabajan unos cuantos gandules amenazando a obreros y llevando una visera casi siempre “colorá” y una insignia en el ojal.

La llamada a la huelga, paro ó cierre patronal de la LFP, la verdad es que no se entiende en el mundo del fútbol. Pongamos el Córdoba. El presidente blanquiverde dice sí a la huelga tras pedírselo el mandamás de la Liga, un tipo que fue presidente de la Real Sociedad, club que no está dispuesto a secundarla. El señor Salinas, desde la ciudad califal, en el fondo no quiere huelga, pero está obligado por no se qué compromisos de un cuasimasónico G-30... y como él, la casi totalidad de los representantes del fútbol español. Dicen que mayormente es por culpa del partido en abierto y tal argumento demuestra desprecio hacia el parado que por lo general es aficionado. ¿Por qué se ha de obligar a apuntarse al Plus o al Gol a quien no puede pagar la luz?

¿A quién beneficia este coitus interruptus patronal? La respuesta es evidente: al Madrid y al Barça. Son los que se llevan toda la tarta de la tele. Hace tiempo que somos muchos los que creemos que la Liga española se está viciando cada vez más y una respuesta inteligente a esta degeneración está en los mismos clubs. Resultaría muy sencillo dar por perdidos los doce puntos ante los dos grandes y hacer como hizo el Hércules en el Bernabéu o como dice Mourinho que hizo el Spórting en el Camp Nou: sacar a los reservas más tres o cuatro juveniles ante los dos gallos de nuestra Liga. Que se jueguen la Liga a dos partidos. Ellos solos. Como llevan haciendo con disimulo tantos años.

Esta huelga servirá para que madrileños y catalanes reciban más dinero, pero tengo muchas dudas de que no se juegue el domingo. ¿Qué pasa si los esquiroles Zaragoza y Sevilla juegan como es su pretensión? ¿Y si el Villarreal se presenta en su estadio sin que comparezca el Barça? El Reglamento habla de derrotas y pérdida de puntos... y no cabría en Derecho anteponer la pretensión de una manada de avarientos a lo que la Justicia Deportiva tiene escrito.
Para mí, que no habrá huelga. Los obreros del fútbol, caso del Jaén mismamente, han pedido al Obispado que les deje los cuartos de los vacíos seminarios para ahorrarse el alquiler de a 400 leuros que no pueden soportar. A esos, la Liga que hoy anda reivindicadora, no los dejó parar...


Botas de fútbol en 2ª B