Follow by Email

martes, 25 de enero de 2011

Los idus de Mourinho


Francisco Javier Gómez Izquierdo

El aficionado al fútbol de provincias, que no estima como Biblia el As o el Marca, cree que Mourinho tiene un Rubicón particular que cruza constantemente, menospreciando la pestilencia de sus aguas y el peligro de cocodrilos que parecen domesticados.

Mourinho ha sido elegido el mejor entrenador del mundo y probablemente lo sea, pero, como Cruyff en su pasada gloria, olvida que el fútbol estaba inventado antes de aterrizar en Madrid, y que la Gloria siempre es efímera. Es posible que le falte un 9, pero... ¿de verdad se conforma con Van Nistelrooy, un jubilado que meterá dos goles al Hércules y se lesionará a los quince días? ¿Por qué no Raúl?

No. No me creo lo del 9. Al empezar la Liga puse aquí que el entrenador portugués era muy listo y había formado un equipo alrededor de Chabi Alonso. Si el hijo de Perico no puede jugar, Mourinho sabe que ganar lo importante se antoja imposible y me da que lo dejaría dicho en su día para que se enterara Valdano. Don Jorge y su ayudante Don Miguel, que tienen en más a Muñoz Molina -un poner- que a Messi, consideraron caprichos de prima donna los requerimientos de Don José y cortaron el pelo a Gago para que pareciera un chico decente. “... y encima quiere un delantero centro, don Florentino, con lo caro que está todo”, soltaron los dos poetas.

El equipo está muy exprimido. Di María, cansado. Marcelo, despistado. Higuain, lesionado. Sergio, fanfarrón. Arbeloa, durillo al descuido... y Casillas salvando partidos como en cercanos tiempos. Aguanta en sobresaliente Cristiano. Y con notable Carvalho. Lo sabe Mou, y el monstruo que todos ven, puede resquebrajarse. Sus mandobles serán demoledores, pero a él puede que le alcancen mortales picaduras de víbora. Las hienas ya babean. Sevilla y Pamplona son malos campos de batalla para el repliegue de legiones cargadas de impedimenta.
¿Llegará José Mourinho sin heridas a los idus de marzo? La víctima intenta poner remedio.... pero eran muchos los conjurados contra César y muy estimados en la República.

-Prometiste ganar....-cantarán los vates.