Follow by Email

jueves, 28 de octubre de 2010

¡Consolad a Leire Pajín!


Jorge Bustos

No será uno quien glose subrepticiamente los usos de los morritos de Pajín, pero opino que al alcalde de Valladolid le han armado un auto de fe igualitarista por algo que, más que decir, ha pensado. Y como todo el mundo ha pensado mal, todo el mundo ha acertado. Estamos conformes con que juzgar por sus facciones a los políticos, o dirigir hacia ellos sabe Dios qué proyecciones de nuestra libido, es al arte dialéctico lo que un aferramiento testicular a la esgrima olímpica. Ahora bien, no nos pidan que plañamos junto al coro de hipatias gubernamentales que han rasgado al unísono sus caras túnicas de diseño, mismamente como si estuvieran presenciando la lapidación de Sakineh a cargo de una de las culturas dignas de la alianza del extinto Moratinos.

Sinde, la intocable jefa de los cineros, al negarle el saludo a De la Riva se habrá tenido por una María Goretti en cruzada laica contra el rijo atávico. Tampoco puede pretender Chacón que nos creamos la gravedad conmocionada con que ha pedido, casi como jurando por la memoria del Holocausto, la dimisión fulminante del réprobo. Todo esto, tratándose del partido que popularizó la criminalización sumaria del gobierno de Aznar y que deploró que Aguirre saliera viva de la balacera de Bombay, resulta de una hipocresía oceánica. Pero lo peor no es eso; lo peor es que el cuerpo de comisarios de género políticos y mediáticos ha convertido el parlamentarismo en un cálculo de susceptibilidades y el papel de periódico en papel de fumar con que cogérsela, no sea que Rubalcaba -ese Fouché comprado en los chinos, que dice Ruiz Quintano- nos acuse de “machismo genético”. Desalienta ver al PP entrar a ese trapo del feminismo acusando al Fouché comprado en los chinos de que para machista él, que no sabe proteger a las maltratadas. ¿Qué nos diferenciaría de Corea del Norte si correspondiera a Rubalcaba proteger a cada española? Al cabo, Leire siempre obtendrá consuelo de boca de Bibiana, pero... ¿quién consuela a los parados?