Follow by Email

miércoles, 9 de diciembre de 2020

Todo legal


 

Ignacio Ruiz Quintano

Abc


    Cuando todo es legal es que no hay ley (la defensa de todos contra uno) ni Constitución (la defensa de uno contra todos).
    

Es la tautología Estado de Derecho, donde el Derecho es la arbitrariedad (suplantación de la razón por la voluntad) del gobierno cuya propaganda mantiene una opinión pública arbitraria. Un antojo de Saint-Just (“todo debe ser permitido a los que van en la dirección de la Revolución”) es el eslogan jurídico del globalismo.


    Hoy hace 88 años, de vuelta, ABC, de quince semanas de suspensión gubernativa (cuando el Derecho era el “gobernáculo teste” de Azaña, “escritor sin lectores”), arrancaba Maeztu en su Tercera:
    

–No sé cuántos años tendrán que transcurrir hasta que vivamos los españoles con arreglo a Derecho, pero sí que, mientras no lo consigamos, lo que más valdrá de nuestras vidas será lo que de ellas dediquemos a lograrlo.
    

Cuatro años justos más tarde, el Estado de Derecho estampará a Maeztu (“Ser es defenderse”) contra una tapia en Aravaca, un poco como el gallo de Esculapio en el cuento de Clarín (“¡Quiquiriquí! Cúmplase el destino. Hágase en mí según la voluntad de los imbéciles!”).
    

Los gráciles milicianos sin alma han sido remplazados por los “incómodos autómatas con alma”, que decía Astolphe de Custine. ¡Con alma rusa!, gemela de la española, y bien que resalta Custine la tendencia a engañar y ser engañada que caracteriza aquella alma, base de todo despotismo.


    –Una mosca que zumba levemente humilla al zar. La independencia de la naturaleza le parece un mal ejemplo.
    

En España, donde, como en la Rusia de Custine, “mentir es proteger el orden social y decir la verdad es destruir el Estado”, esa mosca es… ¡Álvarez de Toledo!, diputada obligada a mendigar al TC para que no le borren lo dicho por ella… en el Parlamento.


    El despotismo suprime ideas, castiga sentimientos… y remodela hechos.


    –El poder del emperador llega más allá que el de Dios porque Dios únicamente fabrica el futuro, mientras que el zar remodela el pasado.
    

Y todo por lo legal.

[Miércoles, 2 de Diciembre]