Follow by Email

jueves, 30 de abril de 2020

Peluqueros

Redondo, al pelo


Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    Sánchez / Pablemos en La Moncloa y Almeida / Villacís en el Ayuntamiento (Charles y Caroline, los Ingalls, que han hecho de Cibeles “La casa de la pradera”) se han agenciado sendos comités de expertos.
    
Como uno no va a misa, donde te puede copar un comando de rangers del Ayuntamiento de los Juristas, nos ceñiremos al comité de La Moncloa, con Iván Redondo y Julio Rodríguez.
    
Rodríguez, de ojos pequeñucos y muy juntos, es premio “Bernardo Vidal a los valores constitucionales y Fuerzas Armadas” (“Me parece tremendamente acertado hablar como dice el Premio”, fue su discurso de recogida, digno de Livio) por defender para Cataluña el “derecho a decidir” que la Onu de Ban Ki-moon negara.
    
Y Redondo, que entró calvo a La Moncloa y ahora agita una melena que parece el Cristo de Velázquez cabreado (regalo de Ruano a Lola Flores), es la Adelina de Sánchez (aquella bruja de Pujol).
    
Un experto, según Murphy, es la persona que ha cometido todos los errores posibles en un campo de estudio limitado, y Redondo y Rodríguez cobran ahora del Estado como expertos en pandemias.
    
Expertos no significa inteligentes, que la inteligencia nunca tuvo consideración en España. Inteligencia significa penetración (para llegar a ver lo que hay detrás de las apariencias), ideológicamente perseguida, por heteropatriarcal, en las leyes del Consenso.
    
No es baladí la liebre que Iván Redondo lleva por flequillo. España es hoy una peluquería en sábado de boda. Del periodismo de peluquería de Ferreras a la política de peluquería de las Montero (“Cuando se calla María Jesús Montero es como cuando se apaga la campana extractora”, tuiteó un castizo). En Francia, la Revolución, al prohibir las pelucas, chafó a los peluqueros, que se hicieron caudillos de la reacción y montaron la Guerra de la Vendée. Por eso a Sánchez le costó cerrar las peluquerías. ¿Cómo salir a la calle, llena de viejos en bermudas, chanclas y con un pelazo como el niño de Mad-Max, entre Mario Vaquerizo y Lauren Postigo?