Follow by Email

martes, 14 de abril de 2020

La Metáfora


Peter Sellers en "The Party", de Blak Edwards
Así la Nación Española en los Pactos de La Moncloa 


Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    El consenso es el “edelweiss” de las cumbres franquistas. De hecho es el concepto franquista por antonomasia. Y lo sobrevivió. Floreció en los 60/70 con la teoría de juegos y en España lo divulgó el ideólogo del Régimen. Tuvo su fiesta en el 77 con los Pactos de la Moncloa, un “guateque”de Blake Edwards, pero con España, la Nación, en el papel de Peter Sellers.

    Los de La Moncloa no eran unos pactos del montón; eran los pactos del Consenso, que quitaba al pactismo lo que tiene de chalaneo. Entre franquistas y comunistas “pactar” parecía grosero, pero… “consensuar”…
    
Antidemocrático por definición, el Consenso, juego de oligarcas, pasó a ser la forma española de llamar al pasteleo (de pésima reputación anglosajona). Con el Consenso un franquista abrazaba a un comunista y automáticamente fungía como demócrata.
    
A los cebollinos que fingen no saber de dónde proviene la superioridad moral de la izquierda:

De los Pactos de La Moncloa.

    Carrillo, que llegaba con una peluca, mala edad y la pereza de tener que pegar tiros para poder comer (eso contaba en las entrevistas que le hacían la Fallaci y Vilallonga, su marqués-lazarillo parisino), se encontró que sólo tenía que sentarse a fumar “Ducados” con uno de Ávila en un sillón de orejas para llevarse la morterada, incluido el inmobiliario del sindicalismo vertical. ¿Por qué?

    Una metáfora es el contacto momentáneo de dos imágenes. La metáfora del Consenso fue el contacto del miedo de los que estaban y la codicia de los que llegaban. Aquellos renunciaron a la legalidad dictatorial, y estos, a la legitimidad democrática, y procedieron al orteguiano reparto del botín del Estado en cuatro consensos, enumerados por un testigo de excepción: constitucional (reglas oligárquicas), parlamentario (imposibilidad de investigar al gobierno), gubernamental (complicidad de la oposición en la razón de Estado) y jurisdiccional (el gobierno como único amo). A rehacer el Consenso invitan hoy los comunistas. Es lo suyo. Hacen bien.