Follow by Email

viernes, 17 de abril de 2020

Aterrador


 Juan Rana



Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    El comunismo es el fascismo del pobre, y, como dijo Brezhnev, cuando se escoge el comunismo es para siempre.

    La respuesta del contribuyente español a la encuesta del saduceo Caballero de la Tenaza resulta aterradora: siete de cada diez quieren control y restricción de la información, y únicamente dos de cada cien “tuvieron dudas”. Los números indican que somos el país occidental mejor dotado para la servidumbre voluntaria, y de ahí que nunca se nos haya permitido elegir a nuestros gobernantes.
    
El primer aliado de la servidumbre voluntaria no está en el poder absoluto, sino en la arbitrariedad del gobierno, y ahora tenemos un gobierno arbitrario que la mayoría no votó, aunque no oirán a nadie señalar al antidemocrático sistema proporcional. El españolejo añora “el parte”, y se lo van a dar.
    
El Caballero de la Tenaza no sorprendió a los encuestados borrachos en una “rave”, sino descansados y encerrados en sus tinadas por orden de la autoridad, que decretó por su cuenta un Estado de Excepción que ve en la libertad lo que un vicepresidente del gobierno en el teatro: “una mariconada”.
    
En Suecia, sociedad lanar tradicional, no se han dejado encerrar en la tinada por la pandemia, y todo, según el periódico global, por el pequeño Lutero que los suecos llevan dentro. ¡La libertad de acción protestante (basada en la libertad de conciencia) contra el absolutismo católico! Nosotros debemos de llevar dentro un pequeño (“Cornudo y apaleado”) Juan Rana.
    
Weimar como tragedia (Alemania) y Weimar como farsa (España). Ante la collera Sánchez/Pablemos (“Los dos tortolitos hicieron su nido pajita a pajita”, era la metáfora de un cronista habanero citada por Ullán), hagamos nuestra la plegaria de la Serenidad del teólogo Niebuhr:

    –Señor, concédeme serenidad para aceptar todo aquello que no puedo cambiar, / fortaleza para cambiar lo que soy capaz de cambiar / y sabiduría para entender la diferencia.
    
Pero con los españoles de la encuesta no podemos ir ni a recoger una herencia.