Follow by Email

miércoles, 17 de febrero de 2010

HISTORIAS DE LA RADIO

Madrid en Carnaval



José Ramón Márquez


I

Clarín se renueva, dicen. Antes lo llevaba Carabias, que lo sé por cultura general, no porque nunca lo haya escuchado, y ahora lo van a llevar dos señores que seguro que lo van a hacer también genial. En esto de la radio -yo he de confesar que no la soporto, salvo la de música- el que corta el bacalao es el Dr. Zaius de la Sociedad Española de Radiodifusión, que se lleva allí al Maestro Gargajos, que es quien le da el pie para sus ocurrencias, y le usa como José Luis Moreno al cuervo ese de la chistera.

El otro día me dice el aficionado F., electricista, tomatero y abonado de la grada del 5:

- El Molés ese es un auténtico g…

- La culpa es tuya, por oírle -le respondí-, que te quita el sueño y te pone la cabeza caliente…Haz como yo, que sólo lo he oído tres veces en mi vida.

- Es que no le gusta José Tomás

- ¡Toma, ni a mí! Pero por causas bien distintas.

II

Hace años, mi amigo C. A. me convenció, y todo el mérito fue suyo, para que participase en un programa que él tenía en la Sociedad Española de Radiodifusión, Madrid Sur 94.4 FM. Se llamaba Tierra de Toros y debo confesar que lo pasamos genial haciéndolo. Hablábamos de toros con libertad total, sin cortapisas ni intereses y hasta entrevistamos a Tomás, que era novillero recién llegado de América y que, como aún no era dios de piedra, aún concedía entrevistas. El programa estaba muy bien, pecaré de inmodestia, pero mejor aún estaba al terminar la emisión, cuando nos bajábamos a un bar que había cerca de la emisora y allí prolongábamos el placer de hablar de toros y toreros durante un par de horas más. Duró un par de años, hasta que nos cansamos, que las cosas se hacen por el placer de pasarlo bien y de la compañía, y un buen día lo dejamos con magnífica y fiel audiencia y con toda la publicidad que el formato podía aceptar.

III

Ahora vuelvo a Clarín. Anuncian que van a montar una tertulia, que un programa de radio no es nadie si no tiene su tertulia. Anuncian a sus tertulianos y eso tiene un tufillo a pétreo que echa para atrás. Veo la lista y echo de menos lo de siempre, la limpia voz del aficionado. La Radio Nacional de España pone, sin necesidad, a una banda que vive de esto, que están en la pomadilla -bien es cierto que algunos en el mismo borde- y además es que me da a mi la impresión de que esa lista de tertulianos la ha preparado el jefe de marketing de Thomas Stone, y que han metido a estos en la emisora sin publicidad para hacerle la publicidad al Zeus Berroqueño, especialmente este año que es en el que hay que dar la lucha por el previsible rabo en Las Ventas.

¿Qué necesidad tiene la cacareada radio pública de eso? Es como si en Radio 3, esos que siempre ponen músicas extrañas y te cuentan hasta el nombre de la abuela del que toca la guitarra, pusiesen en sus programas a los locutores de Los Cuarenta Principales y a los amigotes de las discográficas. La radio pública, en el caso de ser necesaria, no debería tirar por ese camino, que para eso están las otras. Los de Radio 3 siempre están a vueltas con los grupos ‘indis’ (apócope de independientes). ¿Por qué Clarín en este momento de renovación no toma partido también por los ‘indis’? Tengo una respuesta, porque veo algo de más trasfondo en todo esto, pero creo que aún no es el momento de ponerlo por escrito.