Follow by Email

sábado, 14 de julio de 2018

Cum Cachinno

Sabino Arana

Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    Esta historia la cuenta Luis Calvo, extravagante ciudadano y eximio director de ABC, en una carta de 1967 al Gallo de Arévalo, director de “Pueblo”.

    Cuenta que Pemán acababa de recibir en su casa de Madrid un “coup de téléphone”: era una señora. “Señor Pemán, perdone usted que le moleste, pero como usted es académico y sabe tanto de palabras, quisiera hacerle una consulta. Ayer he leído un artículo del señor Romero, en ‘Pueblo’, donde pone una cosa que me parece muy mal.” “¿Qué era?”, contestó Pemán. “No se lo puedo decir. Me da vergüenza...”, dijo la señora. “Entonces, no tiene objeto esta conversación..., repuso Pemán. Y la señora, muy ruborizada, en tono tímido, pronunció esta palabra: “Cachondeo”. Y colgó el teléfono.
    
Yo pienso en esta graciosa anécdota –explica Luis Calvo– cuando en un libro de De Quincey me encuentro con un verso suyo escrito en latín: “Et responsum est cum cachinno”. He aquí el sucedáneo de “cachondeo”: “Cachinno”, que quiere decir burla y carcajeo. Es decir, “cachondo”.
    
Por su edad (mental), la señora (beatona) del teléfono de Pemán sólo puede ser Carmen Calvo, hoy vicepresidenta de un gobierno que nadie ha votado y consultora de académicos, en prueba de lo que puede dar de sí una persona cuando ocupa un puesto laboral por cuota, no por valía, según descubrimos ahora que se les escapa el serrín a los muñecos de Sánchez, que entraron al gobierno por la ventana y ya se nos quieren meter a nuestra cama.

    –Bien rira qui rira dernier!

    La justificación del sanchismo es la Bula de la Santa Cruzada contra el Machismo suscrita por los comunistas (“los populistas”, en jerga sorayesca), que compensan sus planes de castración de homínidos con la prohibición de privar de rabo a los cánidos. En las paganas fiestas de San Fermín, la policía foral presume en Twitter de requisar chapas “cachondas”, cual policía moral de Jomeini, que bien lo dijo Sabino Arana:
    
Del roce del maketo sólo brotan en este país irreligiosidad e inmoralidad.