Follow by Email

miércoles, 12 de agosto de 2015

Juan Ignacio (II)


Sevilla, 1945

Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    ABC de Madrid, incautado el 20 de julio del 36, reaparece publicado por sus legítimos dueños el 29 de marzo del 39.

    Uno oyó, de testigos presenciales, la versión de aquel día memorable: la redacción usurpadora, con el infame Elfidio Alonso al frente, yendo a la calle (nadie los molestó) tras entregar la Casa a Cuartero y Pastor, que salían de nadie sabía dónde. Al llegar Juan Ignacio Luca de Tena hacen el número que sólo en Madrid vende medio millón de ejemplares.

    Juan Ignacio había peleado contra la revolución por el restablecimiento de la monarquía liberal (medió en la compra del “Dragon Rapide” pensando en Sanjurjo, que recuperaría el orden realista), no para sustituir la dictadura del proletariado con otra militar. Coincidió en la cárcel con José Antonio Primo de Rivera, de quien fue amigo personal y adversario político (en ABC está su cruce de cartas en contra del fascismo, Juan Ignacio, y en contra del liberalismo, José Antonio). Y cuando en el 39 Ridruejo le llama “señorito liberal y demócrata” sabe que está perdida la causa liberal.
    
La Falange es una hija adulterina de Carlos Marx e Isabel la Católica –le dice Foxá.
    
En julio del 39 llega la primera multa al periódico por este anuncio: “¡Como una fiera, acecha el vino malo a tu salud! Toma uno de Jerez y tu salud será eterna. Para ‘excelencia’, González Byass.”
    
Multas, restricciones del cupo de papel, secuestros, ceses en la dirección y nombramientos impuestos por el mando militar son las cargas de ABC para competir con toda la Prensa del Movimiento subvencionada. Hasta ¡mayo del 57! el franquismo no autoriza la publicación de Blanco y Negro, la gallina de los huevos de oro de Prensa Española. Y, con eso, en el 68, el informe Merril, de Missouri, sitúa a ABC entre las diez cabeceras del mundo.

    Resumido por Sainz Rodríguez: “Franco deseó, por todos los medios, convertir el ABC en órgano de su política... pero falló rotundamente en sus maniobras de captación.”