Follow by Email

viernes, 21 de agosto de 2015

Espartero


Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    Que el fin justifica los medios es un dicho atribuido a los jesuitas (Bergoglio es jesuita y parece capaz de suscribirlo), pero pertenece a Maquiavelo, para quien, en efecto, el fin justifica los medios, pero sólo si los medios conducen a la victoria, idea al alcance de Rafa Benítez.
    
El caso más curioso de “resultadismo” maquiavélico es el 18 de Julio, fecha de la que sólo queda alguna paga extraordinaria, combatida por el sindicalismo vertical de Méndez & Tocho.
    
Por la “España en nuestras manos”, del señor padre de Marías (como dijera Luis Miguel, “toda la vida matando toros para acabar siendo el padre de Bosé”), el 18 de julio fue celebrado en el Madrid rojo, donde creyeron que sería la jornada fundacional de la victoria para su Dictadura del Proletariado, y entonces a la “Calle del Príncipe de Vergara” la llamaron “Avenida del 18 de Julio”, que en 1939, cuando Maquiavelo fue grato a los fachas, pasó a llamarse “Calle del General Mola”, hasta que Tierno, en 1981, incumpliendo su plan de devolver a las calles franquistas sus nombres anteriores, en vez de “Avenida del 18 de Julio”, que era lo suyo, saltó como un caballo de ajedrez y recuperó la “Calle del Príncipe de Vergara”, que nadie sabe que es Espartero, de cuya estatua ecuestre, y con ortografía de Podemos, dice la Wikipedia: “Se ha echo (sic) muy famosa tambien (sic) gracias a sus cojones”.

    También dice que, en el 88, Mecano hizo una canción a Espartero no incluida en disco, quizás por no mezclar los cojones del caballo (tótem del cojonudismo hispánico) con las “madalenas de sexo convexo” de José María Cano.
    
Espartero / ¿Qué? / ¿El torero? / ¡Qué torero! / ¡El valiente general! / ¿Liberal? / Liberal / ¡Ya no hay de ese percal!
    
El español no es antigolpista, y ahí está su simpatía por Espartero (y por O’Donnell, Serrano, Pavía, Topete, Prim, Riego…, todos lúseres, pero alzados en nombre de la libertad del pueblo). El español odia al que gana, y no miro al Real Madrid.