Follow by Email

miércoles, 23 de enero de 2013

Periodismo



Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    Que dice José Antonio (como el Ausente) Griñán que él luchó por el periodismo libre y que, aun sintiéndose malparado por una portada de ABC, no se arrepiente.

    El periodismo libre sigue siendo colorín, pingajo y hambre, que dijera Valle-Inclán, y, sobre esa base, ¿quién va a impedir a nadie ejercerlo?

    –Si todo lo que yo quisiera decir, en efecto, fuese lo mismo que dice el señor Griñán, esto es, si yo quisiera decir que puedo decir todo lo que quiero decir, ¿qué duda cabe de que podría decirlo?
    
Allá por el 75, cuando la libertad de Fraga, aquel Espasa del Estado, los Griñán dieron al periodismo “Corta Cabeza”, una revista de caballos que hablaba de monta corta y monta larga, ese concepto que aplicado a los palos de la portería de fútbol ha hecho famoso a un argentino establecido en Salamanca.
    
Y del fraguismo periodístico, del cual dejó dicho Pemán que “no hay fórmula más segura para la libertad que ésta de que la promulgue un casi demócrata y la administre un casi fascista”, pasamos al periodismo constitucional, gracias al cual, hoy, la Academia de Cine Catalán, “para evitarse sustos, someterá el guion” de la gala de los premios Gaudí a la consejería de Cultura y luego a TV3.

    Contra los sustos, censura previa.

    –¡A galopar, a galopar, hasta enterrarlos en el mar! –canta Paco Ibáñez, que ha prometido defender a Cataluña hasta después de su muerte (“aquí tienen un soldado para lo que quieran los catalanes”).
    
A caballo de dos tiempos históricos, el franquismo y el socialismo, Griñán rechaza la “folie circulaire” del arrepentimiento, como dicen los nietzscheanos, que alguno queda, aunque sea alimentándose de “pringá”.
     
Nietzsche rechaza el arrepentimiento porque debilita a la voluntad de Poder, haciendo que los fuertes perezcan por desprecio de sí mismos.

    Griñán no se arrepiente de haber luchado por el periodismo libre porque es nietzscheano y porque, siendo el amo, no va a leer el “Granma” en Sevilla.