Follow by Email

sábado, 26 de enero de 2013

Cobi

Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    En la emisora catalana de Radio Nacional de España una tal Xantal pregunta a Mariscal si haría otro Cobi para otros Juegos Olímpicos, y el diseñador contesta:

    –Ahora Cobi sería diferente. Imagínate el chorizo de Gallardón, o el hijo de p… de Gallardón, por ejemplo.

    En lo que Xantal toma las sales, diremos, para los más jóvenes, que Cobi fue la mascotica de Barcelona’92, un perrillo simpático que se volvió inane cuando un lector de ABC alertó de la existencia de “Tres Pelos”, el perrillo cubista que Miguel Mihura creara en 1930, cuando Barcelona aspiraba a los Juegos del 36.

    –¿Qué le parece la coincidencia? –preguntaron, en el 88, a Mariscal.

    –Estoy sorprendido, pero también alegre, porque lo considero un piropo a mi Cobi.
    
Ya en el 2013, y volviendo a Gallardón, Mariscal insiste:

    –No me gusta nada la pena de muerte, pero si el tío la quiere poner lo primero que teníamos que hacer es cargarnos al Gallardón. O sea, matarlo directamente. Degollarlo, quitarle la cabeza. No sé, cómo era, la guillotina. Alguna cosa de éstas.
    
Se ve que uno de los efectos de ver a Chaos y a Bolinaga de chiquitos por el barrio es la banalización de la muerte, lo cual es poco mihureño.

    A Mihura, que presumía de tener una pierna más larga que otra (“pero en compensación tengo la otra más corta”), no le gustaba hablar de la muerte “porque a lo mejor se entera”... ¿Quién? “La muerte... Cualquier día me agarra por la cintura mi primer apellido: Mihura.”

    Mariscal, que parecía tan feble, se viene arriba en la emisora fundada por Millán Astray:

    –Y también [lo de Gallardón] al político aquél que tenemos de presidente, es que no me acuerdo de cómo se llama
    
Pensemos que Pepe Ramoneda, el Ortega de Cervera, donde la funesta manía de pensar, en un artículo-sábana de filosofía global en español concluyó que “Belén Esteban encarna la construcción cultural del fascismo” porque en el plató de “Sálvame” se le oyó decir:

Yo, por mi hija, mato.