Follow by Email

lunes, 14 de septiembre de 2009

LO MEDIÁTICO Y LO IMPORTANTE



Por F. J. Gómez Izquierdo

¿Es Cristiano al Madríd lo que Messi al Barça? Los que crean opinión en el vulgo le dirán a Ud. que sí. Los entrenadores con título, tal que Clemente o Valdano, enrederán con 50 pitos y 30 flautas, .....y el verdadero aficionado -ése que ve un Gimnástica de Torrelavega / Guijuelo sin pestañear- le dirá que solos no son nadie.
El Madrid y el Barça van a arrasar y a aburrir. Ganarán todo con mayor o menor brillantez, porque tienen jugadores sensacionales. Messi y Cristiano saldrán muchas veces retratados.... pero los que mantendrán encendido el pebetero de la gloria serán dos Javieres -Xabi Alonso y Xavi Hernández-, y dos brasileños: Kaká y Dani Alves. Los dos Javieres son discretos, sensatos y grandes profesionales. Si fueran fontaneros y usted tuviera un restaurante, les encargaría la instalación y dormiría tranquilo. Un antiguo diría que transmiten "autoritas". Kaká y Alves van a ser el desequilibrio. Los que dan un volantazo genial al coche y te sacan del atasco. Kaká es elegante cuando anda, cuando corre, cuando hace de soldado y cuando decide como general. Kaká es muy grande y va a ser el que siente a Raúl, y éste no se lo reprochará. Por último, Alves es el jugador más importante de Guardiola. Y él lo sabe. Es un torbellino técnico y sorpresivo. Intimida a los entrenadores rivales, que se desquician intentando taparlo. Al único que le he visto atinar ha sido a Juande Ramos, uno de ésos entrenadores tristes a los que derrota el "qué dirán".
Messi y Cristiano son los dos mejores del mundo. Para un servidor le saca dos cabezas el argentino al lusitano, por dos razones: una, porque a Leo le importa un bledo fallar tres veces seguidas un regate; sigue insistiendo, y a Ronaldo se ve que le preocupa fallar; y dos: porque Cristiano Ronaldo está obsesionado con ser el mejor del mundo y Messi no parece entender qué significa serlo.
Los dos tienen la desgracia de padecer dos seleccionadores nefastos. Esperemos que no se nos depriman.