Follow by Email

jueves, 10 de agosto de 2017

Un juego


Johan Huizinga

Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    Una empresa hamburguesa lanza al mercado “World War Party: Game of Trump”, un videojuego para matar… al presidente de Estados Unidos, que es decir al presidente de la única democracia que existe en el mundo, detalle que pasan por alto todos los gremios (profesores, políticos, periodistas) de la industria de la propaganda.

    Históricamente, el desprecio alemán por la libertad es estructural: Hegel la redujo (en feliz sarcasmo de Bertrand Russell) “al derecho de obedecer a la policía”.
    
Nos encanta el humor crudo y odiamos la censura –explica el tendero del videojuego de “Bad Monkee”, un tolái de nombre Tarassov.
    
¿Humor crudo sin censura? No veo yo a “Bad Monkee” jugando a matar a Obama, un tipo tan humilde que en Viena pidió perdón por no saber hablar “el austríaco” (¡la lengua del cabo bohemio!). Pero en Alemania, si vamos a ponernos caraduras, no faltan temas para un humor crudo (a lo Zapata) sin censuras: qué videojuego, las violaciones de la Nochevieja de 2015 en Colonia, censuradas por el gobierno de frau Merkel y banalizadas por la socialdemocracia internacional.

    La culpa de que en los videojuegos se juegue a matar al presidente americano es, según la “noticia”, de la “irracionalidad irrisoria” (?) de Trump, un líder malpocado al lado de nuestro Mariano, que va de tautología en tautología, incluso en sede judicial, sin desatar, al menos de una manera industrial, el instinto criminal del “homo ludens” que desde Huizinga nos habita:

    –“Hacemos lo que podemos” significa lo que significa, significa “hacemos lo que podemos”.

    Por Huizinga, precisamente, sabemos que los estoicos trataron de despojar a la elocuencia forense de este carácter mariano (lúdico), para ponerla de acuerdo con sus rigurosas normas de verdad y dignidad, pero el primero en hacerlo así, un tal Rufo, perdió su proceso y tuvo que ir al destierro.
    
Aquí la más juguetona del “World War Party” es la derecha estatalona, aunque ¿quién es uno para escorrentarle esa mosca?