Follow by Email

viernes, 26 de agosto de 2016

Patriotismo




Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    Cuando Gustavo Bueno decía que Europa (la Unión Europea, para entendernos) es un trampantojo apuntaba a bobadas como las de frau Merkel, que hace planes para recuperar el servicio militar obligatorio y el almacenaje de alimentos.

    Del almacenaje de alimentos surge el Estado, y no hay nada que le guste más a un alemán (¡y a un español!). Y del servicio militar obligatorio (cosa que en España, a petición de Arzallus, abolió Aznar, que no había hecho la mili) surge el miedo del cántabro Revilla a una invasión alemana.

    Igual que Churchill era el primero de los ingleses y se vio solo, con un bote de cerveza en la mano, contra la Luftwaffe en Londres, Revilla es el primero de los cántabros (el segundo, haciendo la goma, es Felisuco) y se ve solo, con una latilla de anchoas en la mano, contra la Wehrmacht en Castro Urdiales.

    –Es obligación del Estado prever –explica el ministro alemán del ramo (y nos reímos de Snchz, que se propone acabar con la corrupción… “preveyéndola”).

    ¿Qué puede uno decir que ustedes no sepan? La excepción alemana nos tiene a todos los europeos viviendo en un sanatorio mental.

    Uno vio al Estado español vestir a las suecas que hacían topless en Ibiza. Y ahora veo al Estado francés desvestir a las Sherazades que hacen “burkini” en Niza.

    No entraremos en la doctrina de los “espacios abiertos”, que algún disgusto costó a Carl Schmitt con los americanos, pero ¿para qué quiere Alemania la mili?

    Como no lo puede tener de la Nación, Alemania tiene un “patriotismo de Estado”: esa manía suya por el partido único (que ahora se dice “gran coalición”). Sternberger lo llamó “patriotismo constitucional”, rizando el rizo en un país constituido bajo un ejército de ocupación; Habermas, ese buhonero, lo puso a la venta y Peces Barba lo compró para Zetapé.
    
Si, según las encuestas, sólo dieciséis de cada cien españoles iría a la guerra para defender el territorio, ¿cuántos irían para defender un trampantojo constitucional?