Follow by Email

miércoles, 24 de junio de 2009

¿INDULTO O CLEMENCIA?








J. R. M.


Desde burladero.com, el cronista Carlos Crespo nos informa de que
Enrique Ponce ha indultado un toro en la plaza de Alicante, y para que no todo sean vanas alegrías, apunta acertadamente que "Comendador - de Juan Pedro Domecq- volverá al campo a pesar de no haber cumplido con los requisitos mínimos para ser merecedor de este premio. La Fiesta no se dignifica con indultos a tutiplén, sino con la bravura, la casta, la fuerza y la emoción. Cualidades que por desgracia no tuvo el juanpedro. Clase en su embestida, sí, pero son cosas muy diferentes. Porque el indulto tiene que ser algo especial y mágico.
Cuando se desvirtúa, carece de importancia”.
¿Qué aficionado no suscribiría esto?
Volamos entonces a los periódicos.

Nos informa Luis Falcón en Salamanca 24 horas de que “Granada ha vivido la apoteosis de su Feria del Corpus en una gran tarde donde Daniel Luque ha indultado un bravo sexto toro de Núñez del Cuvillo”. Luego se deshace en elogios a José Tomás y no vuelve a ocuparse del indultado.

En Diario de Sevilla, Ángel Saa explica que el toro Idílico de Núñez del Cuvillo indultado por José Tomás en Barcelona fue "un gran toro de Núñez del Cuvillo, de nombre Idílico, premiado con los honores del indulto […] Un toro que demostró extraordinaria bravura en el caballo con dos varas en las que empujó con fuerza y fijeza […] En la muleta fue la locura, con el toro a más, tomando los engaños por abajo y abriéndose al final de cada muletazo".

Para poner un contrapunto sobre el afamado Idílico, Barquerito afirma en Diario de Navarra: “El quinto […] vino a ser versión en carne viva del toro de peluche. Con 550 kilos y sus dos pitones. Al relance lo picaron lo imprescindible. En banderillas ya se vino como el carretón. Parecía hecho de encargo […] pastueñas las embestidas […]. El toro se abría lo justo como para dejar estar a placer. En los medios, por cierto. Al soltarse, el toro meneaba el rabo como el perro feliz de tener dueño […] Y entonces se extendió la idea del indulto. '¡Indulto, indulto, indulto...!' De este juego salió el toro vivo […]”

Sobre el indulto a Lanero, de Garcigrande, por Javier Conde, ABC informa de que “la cima de la tarde llegó con el bravo cuarto, un animal que fue sin dudarlo al caballo y empujó bajo el peto y que en el muleta embistió con alegría, repitió a la distancia y permitió a Conde desplegar lo mejor de su tauromaquia”.

Un ejemplo más: Julián López indulta al toro Cafetero de Jandilla. Lo relata Juan Ángel en el diario Hoy: “El momento álgido (sic) de la corrida sucedió en el cuarto toro […] Toro bien presentado, enmorrillado y que remató en los burladeros. Tomó el capote con celo pero con las manos por delante […] Solamente señalaron al toro en el caballo, a la salida del cual escarbó antes del quite de Julián […]Volvió a escarbar antes del inicio de faena, que fue con seis pases por alto y sin enmendarse […] Repetía incansable el toro por ambos pitones pero mejor por el derecho. El Juli lo citaba largo, lo embebía en la muleta y lo llevaba muy lejos, en muletazos excelentes. Firme y asentado el torero, hizo toda la faena en dos metros cuadrados al noble toro que volvió a escarbar. Faena completa y muy dilatada, hasta que el personal comenzó a pedir el indulto […]” Basten los ejemplos.

¿Alguien puede explicar por qué es a Enrique Ponce al que le cumple arrastrar el mérito de indultar a un toro que no cumplió con los requisitos mínimos para ser merecedor de este premio? ¿Es que el anónimo toro de Granada o el simpático Idílico o el bondadoso Lanero o el dispuesto Cafetero cumplían los requisitos mínimos? ¿Tan distinto sería el animalucho al que Ponce indultó de los otros desgraciados que hemos traído a colación?

¿Qué negro sino persigue a Enrique Ponce para que sea siempre perseguido con tanta saña en todos los frentes? ¿Será señalado siempre como culpable, sólamente por ser tan gran torero a despecho de todo y de todos?






(En la imagen, el toro Bastonito, de imborrable memoria, frente a "su" cartel
en los corrales de El Batán)